Ribera Povisa pone en marcha una Unidad de Psiquiatría y Psicología Infantil y de la Adolescencia dirigida a menores de 18 años y a sus familias con el compromiso de “ayudar a buscar soluciones a problemas de niños y adolescentes en su entorno natural”, en palabras de la psiquiatra y pediatra Pomba Liñares que, junto a la psicóloga sanitaria y neuropsicóloga Mónica Villar, conforman el equipo de profesionales de la unidad, ambas con una amplia formación para la valoración y tratamiento de los trastornos mentales (incluyendo los del neurodesarrollo) y del comportamiento.

“Aproximadamente la mitad de los trastornos mentales tienen su debut antes de los 18 años”, explica la doctora Liñares, que remarca la relevancia de la detección temprana: “El reconocimiento precoz y el adecuado manejo de las primeras manifestaciones clínicas puede determinar un cambio esencial en el curso y el pronóstico de las enfermedades mentales”.

La nueva unidad de Psiquiatría y Psicología Infantil y de la Adolescencia dará atención a problemas de salud mental de aparición en la infancia y la adolescencia como la ansiedad, depresión, desregulación emocional, problemas de conducta, desórdenes alimentarios o dificultades en el colegio y de interacción social, entre otros. Ofrece un modelo asistencial basado en una atención integral, multidisciplinar y de calidad que considera tanto los factores biológicos como cognitivos y psicosociales del niño y del adolescente.

El equipo trabaja de manera conjunta con otros servicios del hospital, como Pediatría, Neurología Pediátrica, Logopedia y Fisioterapia, lo que permite un abordaje integral con el acceso a diferentes técnicas diagnósticas y terapéuticas. Si el caso así lo requiere, se establece contacto también con el centro escolar o con aquellos dispositivos con los que el niño o adolescente esté relacionado.