La cuenta atrás para que este fin de semana esté completamente lista durante la procesión del Cristo de la Victoria continúa. Dentro de los trabajos de finalización de la Porta do Sol, los operarios comenzaron ayer a instalar las nuevas estructuras de las farolas que la iluminarán.

Su diseño potenciará el nuevo espacio diáfano central y, presumiblemente, contará tecnología led que reducirá su consumo. Estas nuevas luminarias deberán ser compatibles con la instalación de terrazas y otros elementos, para los cuales el Concello ya ha decidido poner límite ante su proliferación.

La nueva plaza, al igual que todas sus homólogas en el resto de España y Europa, apenas contará con vegetación debido a la existencia del túnel y el aparcamiento subterráneo que impiden la proliferación de las raíces de los árboles.