Agentes de la Policía Local de Vigo han detenido a un vecino de la ciudad, de 43 años, en cuyo coche localizaron diferentes cantidades de distintas drogas tras darle el alto aleatoriamente en un control de tráfico.

Los hechos, según ha informado este jueves la Policía, tuvieron lugar esta madrugada en la Avenida de Castrelos, donde instaló un control en el que se dio el alto a un Citroën Saxo. Los agentes comprobaron que su conductor presentaba sintomatología compatible con la ingesta de sustancias estupefacientes, por lo que le realizaron la prueba de tóxicos, que dio un resultado positivo en cannabis.

Posteriormente, los agentes se percataron de que el interior del vehículo desprendía un fuerte olor a marihuana por lo que realizaron una inspección y localizaron una mochila que contenía una báscula, envoltorio de papel de liar y una bolsa con polen de hachís.

Al cachear al conductor localizaron que también guardaba MDMA, una decena de pastillas de color azul con el logotipo Punisher, y otra de color rosa con forma de cohete con la serigrafía NASA y un envoltorio con un polvo de color blanco.

Los policías localizaron también tres bolsitas con una sustancia blanca polvorienta de color blanco e intervinieron además 105 euros, así como una navaja plegable con restos de sustancia en su filo y un teléfono móvil.