Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas deriva los casos de traumatología urgente a Fátima

La Gerencia del área ha adoptado esta medida ante la elevada ocupación en el Cunqueiro por la séptima ola, el cierre de camas y el bloqueo de cuatro plantas en el otro hospital vigués por la reforma de la climatización

Ambulancia en la puerta de entrada de Urgencias del Hospital Álvaro Cunqueiro . / RICARDO GROBAS

El aumento de la presión hospitalaria en el Hospital Álvaro Cunqueiro derivado del repunte de ingresos COVID, el bloqueo de cuatro plantas en el Hospital Meixoeiro debido a la ejecución de las obras de climatización que se están acometiendo en la actualidad y el elevado volumen de personas que han requerido hospitalización motivada por alguna fractura. Estos son los motivos que han llevado al Sergas a autorizar la derivación de aquellos pacientes que precisen una cirugía de traumatología urgente al centro privado de Vithas Fátima “hasta nuevo aviso”.

Así lo confirmaban en la jornada de ayer fuentes de la Gerencia del área viguesa a este periódico, señalando que “a dirección vén de autorizar, en caso de necesidade, a derivación ao centro concertado Vithas Fátima de oito pacientes que requiren dunha intervención de traumatoloxía urxente”, puntualizando además que “non se trata de pacientes xa hospitalizados; a derivación se realizaría dende o servizo de Urxencias”.

Sanidade afirma que se ha autorizado el traslado de tan solo ocho enfermos

Desde la Dirección Asistencial del área sanitaria han asegurado que, hasta la fecha, no se ha llevado a cabo todavía ninguna derivación como tal, si bien se ha tramitado la autorización para el traslado de ocho pacientes con fracturas, cuya intervención no debería demorarse más allá de 24 horas. Asimismo, fuentes de la Gerencia recordaron que “a área sanitaria de Vigo mantén concertos de actividade con outros hospitais, que contemplan a posibilidade de derivación de pacientes que, como neste caso, precisen dunha cirurxía de traumatoloxía urxente”.

Hasta nuevo aviso

Cuando tuvieron noticia de la adopción de esta medida, los profesionales del Hospital Álvaro Cunqueiro se quedaron algo sorprendidos porque no entendían los motivos por los que se había dictado “ata novo aviso”. No sabían si se debía al elevado volumen de pacientes con positivo activo, que en la actualidad se sitúa en 134 en el área sanitaria, de los cuales 101 permanecen en el complejo hospitalario de Beade, o por el cierre de camas o la falta de personal de enfermería.

En este sentido, los sanitarios criticaron la falta de transparencia para con ellos a la hora de justificar la decisión, intuyendo que la medida vendría motivada “ou pola ola de COVID, por falta de enfermeiras ou por falta de vontade política para abrir máis camas cando fai máis falta”, indicaron.

Por otra parte, los profesionales del centro hospitalario vigués corroboraron que en la actualidad se están llevando a cabo numerosas atenciones vinculadas a la especialidad de Traumatología, especialmente fracturas de cadera por el envejecimiento de la población, algo que el propio Sergas reconoció, pero también de extremidades superiores.

A esta realidad y a la presión hospitalaria que está soportando el Cunqueiro por los ingresos COVID, se suma el bloqueo de cuatro plantas en el Hospital Meixoeiro debido a las obras de reforma para la instalación de climatización, una remodelación que cuenta con una inversión de cuatro millones de euros y que prevé la mejora de las condiciones térmicas en el centro.

Cuando las cirugías de la especialidad no se pueden acometer en el Cunqueiro, es habitual su derivación al Meixoeiro, pero al encontrarse este con las instalaciones limitadas por dicha remodelación, la Gerencia ha optado por echar mano de Vithas Fátima para la traumatología urgente, justificando que es algo “puntual e garantista”.

Cierre de camas

El cuarto factor que también hay que contemplar es el cierre de camas en el área sanitaria, dentro de la planificación que el Sergas lleva a cabo con la llegada de la temporada estival y las vacaciones de los trabajadores. Cabe recordar que el pasado mes de mayo, en la reunión mantenida con los sindicatos, la dirección del área viguesa les comunicó que este verano se contempla cerrar un total de 180 camas entre los meses de julio y septiembre. En concreto, la Gerencia había notificado a los representantes de los trabajadores el cierre de 60 camas en el Meixoeiro y 120 en el Álvaro Cunqueiro.

Se trata de pacientes en situación estable y de edad avanzada

Las autorizaciones de derivación del Hospital Álvaro Cunqueiro al centro hospitalario de Vithas Fátima emitidas hasta la fecha por parte de la Gerencia del área sanitaria se corresponden a ocho pacientes que, según explicaron fuentes del Sergas, son personas de edad avanzada y que presentan fracturas “non demorables”, es decir, cuya intervención es recomendable efectuar en las primeras 24 horas desde que se producen.

En este sentido, fuentes de la Dirección Asistencial del área viguesa destacaron que, a la hora de llevar a cabo la selección por parte de los facultativos del servicio de Urgencias para dicha derivación de los pacientes a Fátima, se establecen dos criterios principales para la misma: en primer lugar, que la persona con la fractura presente una situación estable y, en segundo lugar, que dicho traslado no esté contraindicado para la lesión evaluada.

Desde la Gerencia indicaron que esta medida ya se ha adoptado en otras ocasiones, “cando ten sido necesario” y justificaron la decisión apuntando que se trata “dunha medida de planificación puntual para garantir a dispoñibilidade de camas, así como a axilidade na prestación terapéutica aos pacientes”, concluyeron.

Compartir el artículo

stats