Sin acuerdo en la reunión de la comisión de seguimiento para la apertura de la nueva estación de autobuses de Vigo. A pesar de que se han confirmado algunos plazos de las obras necesarias en el entorno de Vialia, Concello y Xunta de Galicia continúan sin confirmar los pasos necesarios para que se estrene la terminal de Urzáiz.

El encuentro mantenido entre la concelleira de Urbanismo, María Xosé Caride y los responsables técnicos de la Consellería de Infraestructuras sirvió para ratificar las palabras del alcalde sobre el ramal de acceso desde la Autopista del Atlántico a las dársenas. Abel Caballero anunciaba su compromiso de que el día 31 de julio la Xunta tenga a su disposición este segmento de 200 metros sin asfaltar actualmente ocupado por material y maquinaria de obra.

Esta medida era el primer paso dentro de la propuesta presentada por el director xeral de Mobilidade, Ignacio Maestro, y el director de la Axencia Galega de Infraestructuras, Francisco Menéndez, en la que requerían tres actuaciones para poder abrir de forma provisional el nuevo edificio de Urzáiz.

Sin embargo, la falta de acuerdo a la hora de saber quién debe solicitar estos permisos retrasará esta apertura más allá de la primera semana de agosto.

Mientras que la Xunta señala que debe ser el Concello quien ejecute la solicitud pendiente ante el Ministerio de Transportes, el gobierno local señala que deben planificar y dar cuenta de esta operativa de traslado a la ya citada comisión de seguimiento.

En cualquier caso, una vez resuelto ese punto deberá esperarse un mes para comunicar a operadores y usuarios el nuevo mapa de rutas de la ciudad ya avanzado por FARO.

En él, se mantienen las rutas que no tenían actualmente la Avenida de Madrid como última parada. Además, el Ministerio de Transportes todavía no se ha pronunciado sobre las autorizaciones solicitadas para poder unir el citado ramal a la Red de Carreteras del Estado.

Apertura parcial de Lepanto

Durante la misma reunión, el Concello apuntó al mes de octubre como nuevo horizonte para la finalización de los dos túneles en construcción desde y hacia la AP-9. Este plazo fue solicitado de forma reiterada por la Xunta, aunque de la misma reunión se anuncia que “no hay fecha definitiva” y que se irá comunicando cuando proceda.

Es por ello que el gobierno local ha propuesto una apertura parcial del primer acceso urbano hacia la Autopista del Atlántico, cuyo último plazo de finalización estaba previsto para finales de mayo, y que permitiría aliviar el tráfico del entorno. Fuentes municipales vuelven a apuntar a que aún están por resolverse varias autorizaciones sobre estos accesos, especialmente en materia patrimonial ya que la mayor parte de los terrenos del nuevo edificio continúan siendo propiedad del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias.

Pantallas acústicas en el tramo final de la autopista

La principal novedad de esta reunión, no obstante, llegó con otra obra en el tramo final de la Autopista del Atlántico. El gobierno municipal informó a la Xunta de que en los próximos meses se acometerá un corte del tráfico para la instalación de pantallas acústicas en el tramo final previo a la salida de Alfonso XIII y Cervantes.

Esta acción se enmarca dentro de un proyecto de “señalización y balizamiento” que el Concello ejecutará con sus fondos para evitar ruidos y afecciones a las viviendas ubicadas en los laterales de la autopista. Para ello deberán retirar las biondas y guardarraíles existentes, lo que provocará cortes en la “menor medida posible”.

Esta obra se realizaría siempre y cuando el nuevo acceso de Lepanto esté en funcionamiento para evitar nuevos problemas de tráfico en la zona. Al igual que los apartaderos de emergencia construidos recientemente o el futuro izado de las piezas del ascensor HALO, estas obras podrían realizarse en horario nocturno.

En cualquier caso, fuentes municipales aseguran que este proyecto no tiene nada que ver con la apertura de la nueva terminal de autobuses ni con la demandada instalación para el mismo tipo de paneles en la AP-9 a su paso por Chapela y Teis, recientemente aplazado.