Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Radiología intervencionista para llegar a cualquier parte de cualquier órgano

El jefe de radiodiagnóstico del área sanitaria de Vigo, Xan Vieito, con imágenes de una intervención hepática.

El hospital Álvaro Cunqueiro se ha convertido en una referencia a nivel nacional por su capacidad tecnológica y por la innovación de los procedimientos de muchos de sus servicios. En ocasiones pueden pasar desapercibidos, pero lo cierto es que algunas operaciones que en otros hospitales no tan bien dotados serían impensables, en el principal centro sanitario vigués son una realidad.

Entre otros, por ejemplo, en lo que se conoce como radioembolización, una técnica de radiología intervencionista para tratar tumores en el hígado muy bien tolerada en el paciente por su reducido nivel invasivo: no tiene efectos secundarios, se administra la sustancia radiactiva mediante cateterismo. Es precisamente la radiología intervencionista, que permite diagnosticar y operar en un mismo proceso, donde el Cunqueiro es un auténtico referente.

“Podemos llegar a cualquier parte de cualquier órgano y tratar distintas patologías, desde las más complejas, como tumores, hasta algunas más sencillas como fístulas arterio-venosas. Logramos que los procesos sean mínimamente invasivos para el paciente, y en la mayoría de casos, dependiendo de la gravedad de la enfermedad y de la complejidad del procedimiento, el enfermo solo tiene que estar unas horas en observación tras la intervención y ya se le da el alta”, explica Xan Vieito, jefe de servicio de Radiodiagnóstico del área sanitaria de Vigo.

Las ventajas para los pacientes son múltiples. Ya no es solo que estos procedimientos de radiología intervencionista sean mínimamente invasivos, es que por ejemplo si una persona llega a urgencias con un problema pulmonar derivado de la rotura de una arteria, con el equipamiento que tiene disponible el Cunqueiro se llega a esa arteria, se cura y deja de sangrar. “Es un ejemplo sencillo pero muy ilustrativo de lo que podemos hacer. Llegamos a cualquier parte del cuerpo y en numerosas patologías, aunque el campo más avanzado es el de la oncología. Con la radiología intervencionista periférica podemos tratar tumores hepáticos y también metástasis, es un campo que está en constante evolución. No hay ningún procedimiento en este ámbito que no podamos hacer en el Cunqueiro”, asegura Xan Vieito.

Hay que tener en cuenta que al hospital vigués son derivados pacientes de otras áreas sanitarias para someterse a una intervención quirúrgica al ser el referente para el sur de la provincia en algunos procedimientos, precisamente por ejemplo con la radiología intervencionista para tratar la hipertensión portal a través del bazo.

Este servicio se verá reforzado además después de que el Consello de la Xunta haya aprobado un equipamiento de radiología neurovascular intervencionista para el área sanitaria de Vigo. Permitirá realizar una amplia gama de procedimientos, mejorando los tiempos y los resultados. La radiología vascular intervencionista cubre las técnicas diagnósticas y tratamientos mínimamente invasivos guiados por imagen. Con la ayuda de una guía con un diámetro de solo uno y dos milímetros se introducen catéteres en los vasos sanguíneos u otros conductos para guiarlos hasta la localización de la enfermedad y así poder tratarla.

“El nuevo equipamiento nos ofrecerá muchas posibilidades, integrando la posibilidad de realizar ecografía y TAC, junto con la angiografía rotacional. Todo ello permite hacer estudios de perfusión para analizar el flujo sanguíneo antes o después de la intervención. Ahora podemos combinar varias técnicas para perfilar mucho mejor la ruta de acceso al punto exacto al que queremos llegar”, explica el jefe de servicio de Radiodiagnóstico del área sanitaria de Vigo.

Un nuevo TAC reducirá en un 50% la radiación al paciente

Los hospitales públicos vigueses contarán con una mejora sustancial en su capacidad diagnóstica. Tal y como informó recientemente FARO, la Consellería de Sanidade dotará al Álvaro Cunqueiro de tres nuevos equipos de tomografía computerizada (TAC) y al Meixoeiro de otros dos. La novedad es que uno de estos dispositivos incorporará tecnología espectral, que permite reducir la exposición del paciente a la radiación en un 50% sin perder calidad de imagen y bajando además al mínimo posible los tiempos diagnósticos respecto a los equipos tradicionales.

Los nuevos aparatos permitirán además hacer estudios de perfusión de los órganos y “saber qué parte de ellos son recuperables y cuáles están más dañadas y el paciente será el gran beneficiado de ello”, explica Xan Vieito, jefe de servicio de Radiodiagnóstico del área sanitaria de Vigo. La tecnología espectral acerca además información sobre la caracterización tisular, la mejora del contraste entre los tejidos y la resolución, de forma que permite la detección de lesiones más pequeñas, de gran importancia en el seguimiento de enfermos con cáncer y en el diagnóstico de patología cardíaca.

El contrato para la adquisición de estos aparatos ha sido aprobado esta semana en el Consello de la Xunta. Este refuerzo tecnológico no será el único que el Sergas llevará cabo en el área sanitaria de Vigo. Y es que a esos cinco nuevos TAC se sumarán dos salas de hemodinámica, dos resonancias magnéticas, tres gammacámaras, el mencionado equipo de angiografía vascular y un PET. Estas renovaciones supondrán una inversión total de más de trece millones de euros, de los cuales los fondos Next Generation distribuidos por el Gobierno financian diez. Los tres millones restantes corresponden a fondos autonómicos.

Compartir el artículo

stats