Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primaria también sufre la presión en Urgencias: hasta cuatro horas de espera en el PAC vigués

El orden de atención: por gravedad y no por llegada

Sala de espera del PAC de Vigo, a rebosar de pacientes ayer por la tarde. Marta G. Brea

La llegada del verano está aumentando la presión sobre el sistema sanitario. Suele ocurrir todos los años a estas alturas: los profesionales se van de vacaciones, en muchos casos, especialmente en Atención Primaria, no se sustituyen por la falta de médicos de familia y los sanitarios que se quedan se ven sometidos a una enorme presión. Fe de ello dan en el Punto de Atención Continuada (PAC) de Vigo, que aglutina las urgencias extrahospitalarias cuando los centros de salud están cerrados. El pasado lunes, según ha podido saber FARO por parte de fuentes del propio centro, el personal de este servicio sanitario recibió la notificación que tendría que atender a los pacientes del turno de tarde de La Doblada, turno que se ha quedado con un solo médico. Esta circunstancia provocó que ese día el PAC estuviera a rebosar.

Según apuntan trabajadores que estuvieron de guardia, el aumento de la actividad asistencial derivada de todos esos pacientes de La Doblada provocó que la sala de espera estuviese llena durante prácticamente toda la jornada, y hubo pacientes que tuvieron que esperar hasta cuatro horas para ser atendidos. “En momentos como ese, tenemos que priorizar los casos y no podemos atender por orden de llegada. Pasan antes los que requieren una atención más urgente”, asegura una facultativa del PAC, que asegura además que el repunte de COVID que se está viviendo en las últimas semanas también ha aumentado la presión asistencial.

Con el paso de la semana, los profesionales lograron “estabilizar” la sobrecarga asistencial de los primeros días derivada fundamentalmente de los pacientes que llegaban de La Doblada y consiguieron reducir la espera para ser atendidos en el PAC, aunque hubo algunos picos de dos horas de demora y ayer la sala de espera volvió a estar a rebosar de pacientes hasta el punto de que había por la tarde gente que tenía que estar de pie.

Hay que tener en cuenta que este servicio de urgencias de Atención Primaria, abierto desde la tarde por la semana y las 24 horas los sábados y domingos, también tiene que atender a los niños cuyo pediatra de referencia en el centro de salud esté ausente y no se haya podido sustituir. Y obviamente, al PAC también acuden las personas que tienen dificultades para pedir cita con los médicos de cabecera de sus centros de salud y por tanto acuden directamente a Urgencias.

El centro de salud de La Doblada, con solo un médico en el turno de tarde

Los momentos de mayor tensión asistencial en este servicio de Atención Primaria se viven especialmente cuando alguno de sus médicos tiene que salir a atender alguna urgencia a domicilio, lo que deja con menos personal el centro durante el tiempo que se realiza la atención domiciliaria. En las guardias con un mayor volumen de pacientes y por tanto más lista de espera, se producen momentos de tensión, como agresiones verbales y físicas tanto a sanitarios como a personal de administración.

Los trabajadores trasladan continuamente a la dirección del área sanitaria de Vigo partes con episodios violentos, y finalmente hace unos meses se instalaron cámaras de seguridad, para intentar captar también a los responsables de los múltiples robos que sufren los profesionales sanitarios. Por ejemplo, a una doctora le hurtaron ya dos teléfonos móviles mientras pasaba consulta. Y también se han producido robos ya de talonarios de recetas. Y ya son varias veces en las que alguien entra a la zona de las taquillas de los trabajadores para destrozarlas y robar objetos.

Llamamiento a no ir al médico por motivos innecesarios

El servicio de Urgencias del hospital Álvaro Cunqueiro también ha visto en las últimas semanas cómo ha aumentado la afluencia de pacientes, llegando a medias de atención de cuatrocientos enfermos diarios. El Sergas sin embargo no atribuye esta presión asistencial al aumento de pacientes con COVID y advierte que solo un 60% de los casos atendidos en este servicio hospitalario son realmente urgentes: el resto son patologías leves o banales que podían haber sido resueltas en otros niveles asistenciales. Por eso se hace un llamamiento a la población a realizar un uso racional de las urgencias hospitalarias y no sobrecargar el servicio.

También en el PAC han detectado que hay personas que acuden a urgencias “prácticamente por cualquier cosa”.

Compartir el artículo

stats