Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo registró más de 800 casos de COVID en la última semana

Los datos solo reflejan los positivos de pacientes vulnerables o con síntomas graves

Entrada de Urgencias del hospital Álvaro Cunqueiro. Ricardo Grobas

La incidencia del COVID vuelve a subir y los profesionales sanitarios están preocupados por lo que están viendo estos días. Cada vez llegan más pacientes a los diferentes servicios de Urgencias, tanto en Atención Primaria como en el Cunqueiro, con patología respiratoria y por tanto sospechosos de estar contagiados. El problema ahora es que las pruebas están reservadas para personas vulnerables, como mayores de sesenta años, embarazadas o enfermos inmunodeprimidos (pacientes con cáncer…), o a pacientes con síntomas muy claros y que los médicos deciden encargarles una prueba. Por eso se sospecha que hay más de los contagiados oficiales que constan en el registro del Sergas. Ciñéndonos únicamente a esos colectivos, únicamente en Vigo se diagnosticaron en la última semana 830 nuevos casos.

Y retrocediendo un poco más en el tiempo, las infecciones en los últimos catorce días fueron 1.691. Son cifras elevadas sobre todo teniendo en cuenta precisamente que hay muchas personas que tienen COVID, que se hacen un autotest adquirido en la farmacia y no lo comunican al Sergas, por lo que no constan en las cifras oficiales. Respecto al conjunto del área sanitaria de Vigo, son 2.421 las personas que están en la actualidad pasando la enfermedad. 88 están ingresados en las plantas de los hospitales y tres en las unidades de críticos.

Los facultativos están notando que los síntomas más habituales en la actualidad de los pacientes con coronavirus son fiebre, dolor muscular generalizado, cefalea, estornudos y también vuelve a aparecer la anosmia, es decir, la pérdida del olfato. Este aumento de los casos llega en un momento además difícil. Y es que en verano la mayoría de centros de salud, donde se atienden los casos que no son graves, tienen menos personal por las vacaciones de los sanitarios y las dificultades para cubrirlos, y se apostará por lo general por las prolongaciones de jornada para evitar en la medida de lo posible descubiertos en la atención.

Urgencias

Por otro lado, el servicio de Urgencias del hospital Álvaro Cunqueiro está notando en las últimas semanas un aumento de la actividad. Particularmente difícil fue la jornada del pasado miércoles, en la que pacientes con COVID llegaron a esperar entre ocho y diez horas por pruebas y resultados. Es el caso de una viguesa de 89 años de edad, que acudió en el entorno de las 11.00 horas de la mañana porque se encontraba mal a causa de los síntomas que le estaba provocando el virus y no fue hasta pasadas las 19.00 horas que llegó a su casa, tras horas de espera para ser atendida por parte de los profesionales.

En otros casos, la espera incluso fue superior a la de esta paciente, ya que la demora de asistencia se prolongó incluso diez horas, pese a tratarse también de personas de avanzada edad derivadas por sus facultativos de Atención Primaria. Llegó un punto en el que los propios sanitarios del servicio se disculparon ante los pacientes por no ser capaces de asumir el volumen de trabajo que no dejaba de aumentar.

Con la sala destinada a los pacientes que presentan positivo activo hasta los topes, la jornada de ayer en el servicio del centro hospitalario vigués estuvo marcada por la sobrecarga asistencial, puesto que los profesionales se vieron superados por el gran número de pacientes acumulado debido a la alta incidencia de infecciones activas de coronavirus que se viene registrando en el área sanitaria desde hace una semana y ante la elevada afluencia en Urgencias que se suele dar en estos meses.

Así lo afirmaba ayer el personal del propio servicio que indicaba que “estamos teniendo bastante afluencia en esta época, pero lo cierto es que hay bastante incidencia COVID. Aunque ingresos en planta por COVID, afortunadamente, son muchos menos”, destacaban los sanitarios.

La dirección del área sanitaria de Vigo reconoce que las Urgencias del Cunqueiro han visto incrementadas su actividad en las últimas semanas, llegando a medias de atención de cuatrocientos pacientes diarios, llegando a un pico el pasado lunes de 482. El Sergas sin embargo no atribuye esta presión asistencial al aumento de pacientes con COVID y advierte que solo un 60% de los casos atendidos en este servicio hospitalario son realmente urgentes: el resto son patologías leves o banales que podían haber sido resueltas en otros niveles asistenciales. Por eso se hace un llamamiento a la población a realizar un uso racional de las urgencias hospitalarias.

El inicio de las vacaciones de verano, con el consecuente aumento de población en el área, el repunte disparado de infecciones activas por COVID, así como “la falta de profesionales” denunciada recientemente por el servicio de Urgencias, son algunos de los factores que están conjugando la tormenta perfecta para una especialidad que ha estado al pie del cañón desde que dio comienzo la pandemia y que arrastra el cansancio de más de dos años de sobrecarga asistencial.

Compartir el artículo

stats