La conexión de alta tensión para Vigo volverá a la Cámara Alta. El senador Javier Guerra requerirá mañana que el Gobierno “deje de ignorar”a Stellantis y la ciudad y permita el enganche a la red de 220 kV de la factoría. El representante popular por Pontevedra lo planteará en la Comisión de Industria mediante una moción en la que insta a incluir en la planificación industrial la subestación de alta tensión para la planta de Balaídos.

El texto señala que dicha subestación ya estaba aprobada e incluida en la anterior planificación 2015-2020 y que en ella se entendía la misma como “básica para la seguridad y fiabilidad del suministro y evitar huecos de tensión”. Además, solicita que recupere el “diálogo” con la empresa ya que “es lógico que las administraciones se preocupen por conocer las necesidades de la industria” para mantener su competitividad en la situación actual.

Desventaja con competidores

El senador vigués recordó también que Stellantis es “la empresa que fabrica más coches en España”, siendo la planta de Balaídos la más productiva de toda su red. Sin embargo, y pese a ser una demanda sostenida por la dirección del centro y los gobiernos local y autonómico desde 2013, el Ministerio de Transición Ecológica la excluyó en marzo de su hoja de ruta hasta el 2026. El enlace hasta la línea existente en Atios-Porriño requería una inversión de 70 millones.

De esta forma, Vigo seguirá siendo como mínimo, durante el próximo lustro, la única gran ciudad de España sin una conexión superior a los 132 kV actuales que provocan pérdidas de varios millones de euros anuales por las bajadas de tensión de menos de 100 milisegundos.