Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando Evita conquistó a la clase obrera en Vigo

La dama argentina congregó en O Berbés a más de 60.000 productores gallegos en plena autarquía franquista

Eva Perón el día que tuvo lugar su recepción en el antiguo Concello de Vigo. PACHECO

La esperaban apelotonados en las calles y aunque a las ocho y media de la tarde ya había trascendido que iba a demorarse, nadie se movió ni un milímetro. De hecho, cada vez llegaban más y más riadas de personas que copaban los viales adyacentes. Los balcones y miradores también eran auténticos hervideros de gente y desde ellos se podían contemplar los mástiles y arcos instalados para la ocasión, todos ellos engalanados con las banderas argentina y española entrelazadas, en señal de hermanamiento. Y llegó el momento más ansiado de la jornada. En un automóvil con el techo descubierto y con aquella elegancia que tanto la caracterizaba, la gran dama argentina hacía su entrada triunfal en la Avenida de García Barbón, aclamada por las masas entre vítores y aplausos.

El calendario marcaba el 19 de junio de 1947 y Vigo recibía con una “animación sin precedentes” en sus calles y con “entusiasmo indescriptible” a la icónica figura y mito político del peronismo, María Eva Duarte, más conocida como Evita Perón. La presencia de la dama argentina en la urbe viguesa provocó gran revuelo y expectación entre la ciudadanía y las crónicas de la época publicadas en FARO, hace exactamente ahora 75 años, recogían que “bien puede decirse que todo Vigo se encontraba en las calles del trayecto que había de recorrer, que antes de la llegada aparecían esplendorosamente iluminadas”.

Más de 60.000 productores gallegos se congregaron en O Berbés para escuchar y mostrar su apoyo a la embajadora argentina. Archivo de Carlos Castelao

En plena autarquía franquista, con un férreo cierre de las fronteras al mercado internacional, y con el país sumido en la hambruna y miseria, la visita de Eva Perón a España y a Galicia representó la ruptura de aquella política económica que había adoptado el régimen hasta la fecha, y es que tan solo unos meses antes de su llegada a la ciudad olívica, se había firmado un convenio con Argentina a través del cual el país soberano de América del Sur se comprometía a exportar a España 700.000 toneladas de cereales y otras viandas, a cambio de metales, lo que sin duda marcó un antes y un después para el “rescate” del pueblo español de aquella dramática situación derivada del golpe de Estado franquista. Asimismo, gracias a aquel acuerdo también se procedió a inaugurar una nueva ruta marítima desde España en la que el Puerto de Vigo jugó un papel fundamental, puesto que desde la dársena viguesa se establecieron entradas y salidas integradas en aquella nueva red comercial.

Existía a posibilidade de que Franco tivera caído, pero Arxentina acudiu ao rescate

Carlos Castelao - Fotohistoriador

decoration

“Naquel momento, a debilidade do goberno de Franco era clamorosa. Namentres se argallaba o Plan Marshall para a reconstrución de Europa, tras a Segunda Guerra Mundial, España quedaba fóra del e a xente non tiña que comer. En Galicia, os maquis do monte reactivaban a súa loita antifranquista e o estraperlo estaba en auxe, co cal verdadeiramente existía a posibilidade de que o réxime de Franco tivera caído, pero Arxentina acudiu no seu rescate. As familias galegas lembran como aquel trigo chegaba en bolsas e tiñan que separalo dos vermes, pero é que naquela época daba igual con tal de ter algo que botar á boca. A miña avoa, por exemplo, sempre contaba que unha vez atopara unha monda de laranxa no chan ao lado dun excremento de can. Recolleuna, limpouna e comeuna. A fame era terrible. É por isto que a visita de Eva Perón ao país e a Galicia foi algo tan histórico”.

Son palabras del fotohistoriador Carlos Castelao, quien con motivo del 75 aniversario de la estancia de la embajadora argentina en Vigo analiza el contexto en el que tuvo lugar aquella visita y rescata el periplo que realizó por Galicia.

Motivos de su visita

Entre los principales motivos que llevaron a la esposa del presidente Juan Domingo Perón a recalar en Vigo, además de la firma del acuerdo de colaboración entre ambos países, Carlos Castelao explica que “ela non tiña ningún vínculo familiar aquí, pero a xustificación da súa viaxe ten dúas vertentes: por unha banda, que esta muller sempre poñía por diante a relixión. Así, nada máis aterrar no aeroporto de Lavacolla, dirixuse á Catedral de Santiago para realizar unha visita ao santuario do Apóstolo. Era unha figura moi contraditoria baixo o punto de vista actual, posto que fronte a ese conservadurismo católico, tamén tiña unha visión moi vangardista do feminismo e, especialmente, da protección e defensa da clase obreira”.

Eva Perón en Castrelos, acompañada de distintas damas. Archivo de Pacheco

Es precisamente el hecho de que Evita siempre tuviera bajo su mirada a las clases más humildes lo que justificó su visita a la ciudad olívica. Así, el investigador Carlos Castelao afirma que “a gran concentración das clases traballadoras no Berbés para escoitala e apoiala foi algo inaudito. Máis de 60.000 persoas procedentes de toda Galicia se mobilizaron para acudir á cidade de Vigo e poder vela. Ela definiu aos galegos como os seus descamisados e aquel acto masivo no Berbés foi histórico. Sen dúbida, estamos falando do acontecemento máis importante e relevante da súa visita a Galicia e tamén a España”.

Frente a la estatua de García Barbón la esperaban el alcalde de la ciudad, el obispo de Tui-Vigo y el comandante de la Marina, entre otras autoridades. La comitiva se dirigió a la antigua casa del Concello y allí le fueron entregados a la embajadora distintos obsequios en nombre de los vigueses y viguesas. Así, entre los presentes destacaron una dorna en miniatura, un jarrón de porcelana de la antigua Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro y otro jarrón entregado por la Casa Álvarez, con la particularidad de que era una copia única, puesto que el molde original fue destruido posteriormente. Más adelante, el estilo de aquella pieza recibiría el nombre de “Copa Perón”; aunque ya nunca sería idéntico, el diseño se conservó y se reprodujo posteriormente. En este sentido, Carlos Castelao indica que en el Museo Quiñones de León, “se non me equivoco, consérvase unha peza deste estilo”.

Definiu aos galegos como os seus descamisados e o acto no Berbés foi histórico

decoration

En su viaje a Vigo, previamente realizó una pequeña parada en la ciudad de Pontevedra, en donde también fue obsequiada con regalos muy curiosos. Allí, el alcalde de Pontevedra y el gobernador civil de A Coruña le entregaron a Evita sendas maquetas de un cruceiro y un hórreo: “A intención era entregarlle un cruceiro e un hórreo de verdade, pero a viaxe dela a España e Galicia foi tan improvisada e tan enriba da hora que non foron quen de rematalos a tempo. A finais de 1947, foron enviados os monumentos xa rematados nun barco con destino a Bos Aires, chegaron no mes de xaneiro, pero na actualidade non se teñen rexistro deles. A explicación pode que estea en que na Revolución Libertadora, o golpe de Estado que derrocou a Perón, os seus bens foron saqueados, destruídos ou vendidos, incluídos aqueles agasallos que foron entregados no nome da cidade de Vigo. Dende España se enviara a Arxentina un caixón de 30 kilos con oito estoxos no seu interior con todos os presentes”.

Al finalizar la recepción en el Concello de Vigo, la comitiva se dirigió en el entorno de las 23.00 horas hacia el Pazo Quiñones de León, en donde Evita Perón pasaría las dos noches de su estancia en Galicia. Al día siguiente, el 20 de junio, la mujer del coronel argentino se dirigió a Marín, en donde visitó la Escuela Naval y realizó un recorrido por la ría en el “Azor”, la embarcación de recreo de Franco. Ya por la tarde, regresó a Vigo, en donde tuvo lugar la mayor concentración de la clase obrera en Galicia durante el franquismo.

Baño de masas en O Berbés

“¡Fue realmente imponente la concentración de productores gallegos en el puerto pesquero del Berbés, como homenaje a los trabajadores argentinos! En todo el amplío espacio que comprende la Ribera y ante el pabellón de empaque número uno, donde se había levantado la tribuna que habían de ocupar doña María Eva Duarte y autoridades, se había estacionado una impresionante masa humana, que fue alcanzando un número insospechado a medida que se aproximaba la hora anunciada para el acto de confraternidad. Ya en las primeras horas de la tarde, comenzó la llegada de grandes contingentes de productores de toda Galicia utilizando toda clase de medios de locomoción: autobuses trenes y vapores”. Con estas palabras relataba FARO la crónica del gran acontecimiento que tuvo lugar en la zona portuaria.

En la explanada portuaria de O Berbés, Evita pronunció un discurso breve pero revolucionario. ARCHIVO PACHECO

Su discurso en el Náutico fue breve, pero directo. Así, Evita se dirigió a las masas de pescadores, marineros, agricultores, ganaderos y empresarios industriales diciendo textualmente que “el general Perón levantó dos banderas: una de justicia social y otra para que haya menos ricos y menos pobres”. Pronunciando estas palabras, el investigador Carlos Castelao hace una pausa y señala que “esta idea que introduciu no seu discurso en Vigo era unha auténtica bomba para o réxime franquista”. De hecho, no es de extrañar que las miles de personas allí congregadas estallaran en una estruendosa ovación, “mezclada con el silbar de las sirenas de los buques”.

En la explanada portuaria, la multitud portaba pancartas en las que se podían leer mensajes como “Los sindicatos de Orense saludan a la embajadora argentina”, “Los pescadores de Cangas saludan a Perón”, “As ondas do mar de Vigo besan vuestros pies”, “A la Argentina, en tan digna representación saludan los ferroviarios coruñeses” e incluso lemas como “Los más descamisados a la más noble amiga”. El furor ocasionado por Evita también está relacionado con que ella se dirigió a las masas concentradas en O Berbés diciendo que venía a España “representando a los descamisados de la tierra de promisión, que es la Argentina, trayendo un saludo para los descamisados de la vieja Europa”.

"Se se consentiron estes discursos perigosos para o réxime foi porque o franquismo utilizou a Evita"

Carlos Castelao - Fotohistoriador

decoration

A este respecto, Castelao analiza que “este discurso foi moi incómodo para os falanxistas, porque o concepto descamisado ten un compoñente de clase obreira, que son os que apoian ao peronismo. E o seu discurso sobre a redistribución da riqueza soaba moi ben nunha época de fame, pero a xente non tiña nin idea aquí do que era o peronismo, semellaba que se estivera argallando algo revolucionario, pero nada de nada”.

El fotohistoriador apunta también que “se se consentiron estes discursos perigosos para o réxime foi porque o franquismo utilizou a Evita, porque nada tiñan que ver coa súa ideoloxía, agás pola relixión. De feito, era unha figura denostada tanto polo fascismo como polo comunismo. Perón e ela definíanse como anticapitalistas e anticomunistas, falaban dunha terceira vía, que se cadra, tiña máis que ver co populismo... Por exemplo, en Madrid pronunciou un discurso incendiario tendo ao seu carón a Carmen Polo e ao xeneralísimo, que ficaron abraiados cando defendeu o dereito da muller a entrar nos círculos de poder e cun papel activo, ao mesmo tempo que dicía que tiña que ser boa católica, boa nai e esposa. Era moi contraditoria”.

En su paso fugaz por la urbe, Evita movilizó a miles de personas. En la noche del 20 de junio disfrutó de una cena con 72 comensales, presenció un festival folclórico y una tirada de fuegos de artificio en su honor en la ría. Al día siguiente de su baño de masas en O Berbés, se levantó y admiró Vigo desde O Castro para dar un último adiós a solas a sus “descamisados” vigueses.

Compartir el artículo

stats