Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo consolida su tirón inmobiliario: se compran 7 viviendas al día

Registró 591 transacciones en el primer trimestre, el segundo mejor inicio de año desde 2008

Una vivienda en Vigo, con el cartel de “Se vende”. A. Villar

El músculo del gremio inmobiliario en la ciudad continúa fuerte. En los tres primeros meses de 2022, se vendieron unas siete viviendas al día, cifras similares a las que se registraron en el mismo periodo del ejercicio pasado y en trimestres anteriores. Se trata del segundo mejor arranque de año desde 2008, previo a la crisis del ladrillo, que dejó graves heridas en el empleo y la actividad. Y no se lleva la medalla de oro por muy poco. Se la quita 2021, con 596 transacciones frente a 591. Los datos, publicados recientemente por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, transparentan la buena salud de un sector que espera como agua de mayo la aprobación definitiva del nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), que traerá bajo el brazo la edificación de más de 50.000 pisos y casas para dar respuesta a la demanda en la urbe más poblada de Galicia. La previsión de Urbanismo es que el documento entre en vigor a finales de 2023 para despedir, por fin, al de 1993.

La falta de vivienda nueva en Vigo queda perfectamente retratada en las cifras publicadas por este departamento del Gobierno central. De las 591 ventas, tan solo 23 se corresponden con propiedades para estrenar, un número que, por trimestres, no sube de 100 desde finales de 2012. En porcentaje, no supone ni el 4% del total de las transacciones, protagonizadas de forma clara por las viviendas de segunda mano, las encargadas de agitar el mercado inmobiliario olívico a falta de un Plan Xeral actualizado que dé vía libre a la construcción de promociones en el municipio y de impulsar el ritmo del gremio desde el confinamiento de hace dos años, que se recuperó a buena velocidad: la cifra de operaciones bajó a 292 en el segundo trimestre y ascendió a 532 y 619 en el tercero y el cuarto, respectivamente. De enero a marzo, solo se vendieron siete propiedades protegidas en una ciudad con una demanda registrada superior a más de 5.500 y una petición real que supera con creces la cifra.

Según la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) y la Asociación de Empresas Inmobiliarias de Vigo (Asemi), hay actualmente 3.750 viviendas nuevas y usadas en venta en el ayuntamiento vigués. El precio medio de las primeras es de 3.100 euros por cada metro cuadrado, 300 euros más que hace un año. En las segundas, la cifra cae hasta los 1.950 euros, 100 euros más que 12 meses atrás. “Existe una necesidad urgente de más viviendas nuevas en el municipio de Vigo para equilibrar la demanda y estabilizar o corregir los precios tanto en la vivienda usada como en los alquileres”, detalla el presidente de ambas entidades, Benito Iglesias. Y es que el alquiler tampoco deja de subir: la mensualidad en nueve de cada 10 viviendas en alquiler ya supera los 500 euros, cantidad que supone en torno a la mitad del salario mínimo interprofesional, actualizado este mismo año.

Benito Iglesias destaca que los datos del Ministerio responden a una demanda embalsada por las restricciones de movilidad y el aumento de la incertidumbre económica, sobre todo, en 2020 y el primer semestre de 2021, así como a un cambio de preferencias de los ciudadanos hacia viviendas más grandes, con más luz y exteriores, y con terrazas o balcones de mayor dimensión. “Otros motivos de este auge de las compraventas son el exceso de ahorro, la casi nula rentabilidad de los activos financieros y el aumento de la movilidad laboral hacia las áreas metropolitanas de las grandes ciudades”, indica antes de poner en valor que el “principal objetivo” del sector “pasa por mejorar la calidad de los edificios, sobre todo, en cuanto a su calificación energética” en un contexto marcado por los fondos de recuperación procedentes de la Unión Europea, llamados a remozar el parque de viviendas de las ciudades. “Suponen una gran oportunidad que el sector en Vigo no puede ni debe dejar pasar”, manifiesta.

Prudencia en las previsiones

A pesar del buen tiempo en el gremio, el presidente de Fegein y Asemi advierte de que hay que ser “prudentes”: “La inflación, el impacto de un euríbor al alza y una crisis que la sufriremos de una manera más virulenta en el último trimestre de este año y a lo largo del próximo nos hacer ser prudentes en unas previsiones que se pueden frenar a la vuelta del verano por el impacto económico del alza de los precios de prácticamente todo”.

Benito Iglesias avanza que el impacto de las tensiones inflacionistas sobre las rentas reales de las familias y el aumento de los costes de financiación “reducirán ligeramente la demanda y el ritmo de crecimiento de los precios durante los próximos trimestres”.

Más de 270 millones en transacciones

A nivel gallego, es A Coruña el municipio que lidera la tabla de transacciones del primer trimestre de 2022, con un total de 659: una media de algo más de 7 al día. Vigo ocupa la segunda posición, con 591, y Lugo, la tercera, con 306. Les siguen Ourense y Ferrol, con 221, Pontevedra, con 216, y Santiago de Compostela, que cierra la lista de ciudades de Galicia con 212 operaciones de compraventa de vivienda entre enero y marzo del actual ejercicio. Por provincias, encabeza el ranquin gallego A Coruña, con 2.650. Detrás, están Pontevedra –1.934–, Lugo –810– y Ourense –590–.

Por valor de las transacciones, la provincia de Pontevedra alcanzó más de 270,6 millones de euros; A Coruña, más de 342,1 millones; Lugo, más de 75,6; y Ourense, más de 54,7. El modelo de vivienda que más triunfa es el piso de más de 70 metros cuadrados con dos o tres habitaciones y terraza. Otra de las condiciones habituales, más presente a raíz del confinamiento domiciliario, es que se beneficie en gran medida de la luz natural.

Compartir el artículo

stats