Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La miel en polvo presume de sello vigués

Una empresa local pretende distribuir por Europa este producto con el nombre Skay, sustituto del azúcar: “Es más sano y tiene menos calorías” - Planea instalar una fábrica en la ciudad “en dos años”

Ramón Pombo, CEO de la empresa, en O Calvario ALBA VILLAR

Miel en polvo en lugar de azúcar para endulzar los cafés, batidos, chocolates, dulces o tés. Es el producto que pondrá a la venta la empresa Samanzo, que tiene sello vigués: su director general es Ramón Pombo, vecino del barrio de O Calvario. El mercado objetivo lo componen las grandes superficies comerciales, hospitales, centros de la tercera edad, centros de enseñanza y compañías de buques, aéreas o ferroviarias, pero también particulares. La intención del equipo, formado por cuatro personas, es distribuir cajas con sobres de 1 gramo por toda Europa con el nombre Skay. El proyecto se pone en marcha ahora con el permiso de la pandemia, ya más controlada, tras varios años con la idea entre ceja y ceja.

“La idea me la presentó un señor argentino en Argentina antes de la irrupción del COVID. Allí, al igual que en México, es más habitual el consumo de miel en polvo que en Europa. Funciona muy bien”, explica Pombo antes de detallar que las previsiones económicas son muy positivas. La inversión inicial es de 300.000 euros y se esperan facturaciones millonarias si todo va según lo esperado. Los pilares de su posible éxito, según defiende, son la novedad del producto y los beneficios para la salud de la miel en polvo: “Tiene menos calorías que el azúcar, es más sano, es bueno para conciliar el sueño y contiene sodio, potasio, magnesio, calcio, cobre o vitaminas A y C. Es miel deshidratada. Además, permite digestiones más fáciles”.

Pombo avanza que ya hay pedidos de heladerías de Alicante y de establecimientos hosteleros: restaurantes, hoteles y cafeterías. El objetivo es ambicioso: alcanzar el 10% de la cuota de mercado que tiene Azucarera. “Esperamos lograrlo en 2023”, indica Pombo, a la vez que indica que, en un futuro, la empresa quiere establecer en la urbe olívica una factoría propia para elaborar miel en polvo. “Nuestra intención es que sea en dos años. Daríamos trabajo a unas 100 personas. A lo largo de este año, ya tenemos pensado incorporar, sobre todo, a administrativos, pero también a traductores. La previsión es empezar la preventa en septiembre”, concreta.

El responsable de comunicación, Juan Antonio Banyuls, indica que el proceso comenzará con una preventa en una página web especializada, Bitstartups, con la que están en contacto desde finales del pasado mes de mayo. La meta es llegar a 10.000 euros en un plazo máximo de 90 días. Las opciones: 5 euros por una caja con 50 sobres de miel en polvo; 8 euros por lo mismo con el envío gratuito; 10 euros por una caja y un descuento en un viaje de fin de curso; y 15 euros por la combinación de todas las posibilidades anteriores. “Se pondrá en marcha más adelante, cuando lo considere la plataforma, que está esperando a que entren más empresas para lanzarlo. Si no se alcanza ese mínimo de ventas, lo normal es que se les devuelva el dinero a los compradores, pero, en nuestro caso, será diferente. Queremos que, antes de que acabe el verano, tener más de un contenedor de miel en polvo, entonces, sí se les dará el producto. Fuera de esta plataforma, será más caro”, explica.

Estudio universitario

Un estudio de la Universidad de Burgos concluyó que la obtención de miel en polvo supondrá un gran mercado en el futuro “dado el gran abanico de posibilidades que ofrece: su utilización en postres de alta cocina como adorno o elaboración de caramelos y productos de confitería, bollería, chocolate con miel o cosméticos con miel”. Además, el equipo encargado del trabajo destaca que este producto se encuadra dentro de la demanda de “etiquetas limpias” y la denominación “comida real” (real food).

El grupo de investigación que dio vida a este estudio –MIEL–, centrado en el estudio de la calidad, tipificación y envejecimiento de la miel, desarrolló un procedimiento para producir miel en polvo por liofilización o desecación al vacío, empleando únicamente maltodextrina de patata, de modo que se obtiene un sólido pulverulento fino y agradable que “mantiene al máximo las propiedades sensoriales y fisicoquímicas de la miel”.

El proceso patentado por estos investigadores evita un importante contratiempo al permitir obtener la miel en polvo con una textura fina y sedosa. Y es que la elevada concentración de azúcares de la miel dificulta su desecación, ya que, durante la deshidratación, se forma un producto extremadamente pegajoso, duro y muy difícil de manejar.

Compartir el artículo

stats