Tres de los detenidos en la operación centrada en “narcolanchas”, dirigida por el Juzgado de Instrucción 8 de Vigo, serán enviados a prisión provisional. Así lo dictó ayer el magistrado, cuya decisión no trascendió hasta primera hora de la jornada de hoy, puesto que pasada la media noche los imputados todavía continuaban en la sede judicial pendientes del dictamen. En concreto, el juez decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza para tres de los arrestados y libertad para otros cinco, a uno de los cuales se le impuso la obligación de comparecer en el juzgado cada 15 días.

Todos ellos están investigados por delitos contra la salud pública, contrabando y organización criminal. Durante la jornada de hoy está previsto que comparezcan otros siete arrestados. Cabe recordar que el operativo se saldó con una veintena de detenidos en toda España y también se actuó en Portugal. Junto a una empresa de transportes de O Porriño, la investigación puso su foco en otra de fabricación de embarcaciones del norte de Portugal.

La de ayer fue una jornada maratoniana. Los ocho detenidos de Vigo y su área que pasaron a disposición judicial –un noveno arrestado en esta zona quedó libre en sede policial– llegaban a la calle Lalín al filo de las diez de la mañana en un autobús de la Guardia Civil. Pero la falta de abogados de oficio para asistir a los arrestados que no habían hecho designación de letrados particulares retrasó las comparecencias hasta que se contó con todos los letrados. Finalmente, los interrogatorios no empezaron hasta pasadas las dos de la tarde y concluyeron poco antes de las diez de la noche. A las 23.00 horas seguían a la espera de los autos judiciales sobre su situación procesal y no fue hasta pasada la media noche cuando la sala comunicó a los implicados la decisión judicial.