Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El activo estafador que suplantaba cuentas “online” de fallecidos: 50 víctimas en Galicia

El impostor aceptó una condena de casi cinco años de prisión

El acusado compareció por videoconferencia. M. G. Brea

Las estafas a través de internet se encuentran a la orden del día. Llevan años al alza, pero desde que irrumpió la pandemia del COVID-19 el crecimiento de este tipo de delitos se ha disparado de forma espectacular. El abanico de fraudes es de lo más variopinto y los modus operandi que utilizan los delincuentes son muy diversos, sean más simples o más complejos. Pero todos comparten un mismo objetivo: hacerse con el dinero de las víctimas. Pues una exhaustiva investigación de la Policía Nacional de Vigo acaba de poner nombre y apellidos a un presunto estafador que se dedicaba a abrir cuentas bancarias online con datos de personas fallecidas para hacerse con el dinero que habían ahorrado hasta su muerte. No fue un proceder excepcional. Los agentes ya llevaban mucho tiempo tras este varón afincado en la ciudad olívica que habría dejado un reguero de más de 50 víctimas –también suplantó cuentas de personas vivas– y que según el balance todavía provisional –aún hay que analizar la abundante documentación que se encontró en el registro de su vivienda– estafó supuestamente más de 400.000 euros.

Tras años de investigación –el atestado policial ocupa varios tomos–, la detención de este hombre al parecer sin ocupación laboral conocida se producía este martes. Tras pasar la noche en los calabozos de la comisaría de Vigo ayer fue puesto a disposición del juzgado que tenía abiertas estas diligencias, el de Instrucción número 1, cuya magistrada decretó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del arrestado –que se acogió a su derecho a no declarar– por la presunta comisión de delitos de estafa y falsedad documental. El detonante de esta investigación fueron las denuncias que empezaron a poner familiares de personas fallecidas que, de repente, se encontraban con las cuentas bancarias de sus allegados canceladas.

Datos personales y DNI

Con los datos personales y de los DNI de las víctimas –no trascendió de qué forma obtenía esta información–, el investigado supuestamente abría cuentas en otras entidades y ordenaba que remitiesen allí el dinero de los depósitos originales mediante transferencias, retirando posteriormente el dinero con tarjetas que contrataba o trasladándolo a otras cuentas. Toda la mecánica la hacía a través de internet. “Tenía un elaborado modus operandi para conseguir toda la información previa de las víctimas, pero la apertura de las cuentas no implicaba tener grandes conocimientos en internet; no estamos hablando de un hacker, describen las fuentes consultadas. La identidad real del detenido siempre estuvo oculta: si necesitaba operar en la banca online con datos distintos a los de las víctimas usaba nombres y apellidos falsos y sus posesiones tampoco estaban a su nombre.

A la investigación todavía le falta recorrido. Porque en el registro realizado en su piso, en las proximidades de Isaac Peral, los agentes hallaron numerosa documentación –gran parte de ella de carácter bancario– y una gran cantidad de tarjetas de crédito. Ayer este hombre, tras comparecer ante la magistrada instructora, salió del juzgado de camino a la prisión de A Lama.

Compartir el artículo

stats