El cocinero Argentino Aguiar Boullosa, uno de los responsables del mítico restaurante Puesto Piloto de Alcabre, ha muerto este miércoles a los 85 años. Aguiar, que deja esposa y dos hijos, llevó durante décadas los fogones de un local cuya fama cruzaba la frontera con Portugal gracias a sus especialidades en pescados y mariscos. El funeral se celebrará a partir de las 16:00 de este jueves en la iglesia de San Salvador de Soutomaior, concello en el que nació.

A finales de los años 60, Argentino Aguiar se encontraba trabajando a medio camino entre Londres y Rosas, en Girona, cuando contactó con él Antonio Míguez Monroy, otro vecino de Soutomaior emigrado en Gran Bretaña, en Jersey. A este último lo había reclamado el empresario Javier Sensat para montar un restaurante en O Calvario. Aunque inicialmente lo llamaron MAR, al final la gente lo acabó conociendo como Puesto Piloto, por la tienda que estaba situado en el bajo.

Tras el éxito del restaurante, en 1976 se trasladaron a la que sería su ubicación clásica, a Alcabre, con imponentes vistas a la ría de Vigo. Y mediada la siguiente década, Argentino Aguiar, al frente de los fogones, y Antonio Míguez, jefe de sala, se hicieron con la titularidad del negocio, que mantuvieron hasta 2003, cuando se jubilaron.

Celebración del Celta en el Puesto Piloto tras ascender a Primera Ricardo Grobas

Los nuevos propietarios, que lo mantuvieron hasta 2008, no fueron capaces de mantener el rumbo y acumularon pérdidas que, en 2008, abocaron a su cierre. Después regentarían el local otros conocidos hosteleros, como los hermanos Magaz o Toñi Vicente.

En una entrevista con FARO en 2008, Aguiar y Míguez se mostraban orgullosos de tantos años de trabajo con "solo medio día de descanso a la semana" y tras haber recibido en su restaurante a "lo mejorcito", desde artistas a escritores pasando por políticos o gente famosa.

Entre los momentos más duros en tantos años de actividad, el naufragio del Prestige, cuando la nutrida clientela portuguesa, muy habitual durante años, dejó de frecuentarles varios meses hasta que unos clientes entraron y les preguntaron si ya podían tomar marisco o pescado.