Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llamamiento de los veterinarios vigueses para vacunar a los perros contra la leishmaniosis

Las clínicas de la ciudad detectan un aumento de casos en canes de esta enfermedad provocada por un mosquito | Puede ser mortal y el tratamiento es muy costoso

Perros en los caniles del refugio de animales de A Madroa. Alba Villar

Las clínicas veterinarias de Vigo están detectando en las últimas semanas un sensible incremento de los casos de perros con leishmaniosis, una enfermedad infecciosa provocada por un mosquito que puede afectar tanto a la piel (si es de carácter cutánea) como a los órganos internos (si la infección es visceral). Es una patología canina (aunque se puede dar también en personas) que está muy presente en Galicia, especialmente en la provincia de Ourense, pero cada vez afecta a más cánidos de la ciudad olívica. Por eso, los veterinarios de Vigo hacen un llamamiento a una vacunación generalizada de los perros, para evitar que se contagien.

“Pero no todos pueden vacunarse. Primero hay que testar al animal para comprobar que está sano”, explica Nerea García, veterinaria en la clínica Amigos, ubicada en Rosalía de Castro. En caso de no ser posible la inyección, es importante buscar otras formas de prevención, como collares antiparasitarios o algunas pipetas que son válidas para repeler los mosquitos causantes de esta patología.

Y es que hay que tener en cuenta que la leishmaniosis puede ser una enfermedad mortal en caso de no haber un diagnóstico temprano. La infección se detecta mediante un análisis de sangre y los síntomas que presentan los perros son múltiples: crecimiento anormal de las uñas, heridas en la nariz, dolor articular y, en caso de que la infección sea visceral, puede provocar insuficiencia renal y por tanto el fallecimiento del animal. El problema además es que no hay ningún fármaco que consiga una eliminación completa del patógeno del organismo de los perros, pero sí que existen tratamientos que permiten mitigar los síntomas y que el cánido pueda llevar una vida normal sin síntomas y una mejoría clínica general.

Sin embargo, tal y como afirma la veterinaria Nerea García, “el tratamiento contra la leishmaniosis es caro, tanto los medicamentos necesarios como las analíticas de control que hay que hacer para comprobar el estado de la infección”. Y, además, hay animales que necesitan tratarse contra esta enfermedad durante toda su vida desde que son infectados, por lo que el coste para el dueño se dispara. El pronóstico de la patología sin embargo varía en función de diversos factores, de la raza del cánido y de cómo haya afectado a su organismo. En algunos casos, ahí su peligrosidad, el peludo puede ser asintomático, es decir, que el parásito está inactivo durante meses o años.

Los antecedentes sobre perros que presentaban anticuerpos de leishmania se habían descrito en la Cuenca Mediterránea la mayor parte de las veces, debido a que es éste un hábitat propicio para el desarrollo del flebotomo, vector transmisor de la leishmoniosis y que busca zonas cálidas y secas. Hay que aclarar no obstante que en ningún caso el perro puede transmitir la enfermedad al ser humano: únicamente se puede contraer mediante el pinchazo del mosquito causante de esta infección.

Compartir el artículo

stats