El Casco Vello de Vigo pierde uno de los restaurantes que se convirtió en 'mítico' pese a no haber alcanzado todavía los diez años de edad. Ubicado en la popular calle Real, frente a otro clásico de la zona antigua, O Porco, los responsables de A Mordiscos acaban de anunciar en sus redes sociales que echa el cierre.

"A Mordiscos cierra después de 9 años. Muchas gracias a todos los que nos habéis acompañado todos estos años, a nuestros clientes y vecinos por portarse tan bien con nosotros desde el primer día. Os echaremos de menos", anuncian a través de su cuenta de Facebook.

Anuncio del cierre de A Mordiscos en su cuenta de Facebook.

Anuncio del cierre de A Mordiscos en su cuenta de Facebook.

Aunque el restaurante A Mordiscos no lleva muchos años abierto, en sus nueve años de vida se convirtió sin lugar a dudas en uno de los más demandados de la zona antigua, ahora cada vez más llena de negocios de restauración para todos los gustos. Las colas en su puerta esperando para poder coger mesa eran habituales y daban buena fe del tirón de este moderno local donde, además de la comida, su decoración tuvo también un gran tirón.

Decoración con objetos rescatados

Como destacan en su página web, en el llamativo restaurante que ahora echa el cierre, predominan los materiales naturales; madera, pizarra, metales...y se nutre del ambiente portuario e industrial que rodea la zona. La mayoría de los objetos rescatados de talleres de barcos, demoliciones y antiguas fábricas fueron reciclados y transformados por los responsables del diseño en divertidas lámparas y coloridos muebles .El resultado es un espacio cálido, alegre y acogedor que invita a disfrutar de la buena comida en buena compañía.

Su carta se basaba en la cocina de autor servida en pequeñas raciones, pinchos elaborados con productos frescos seleccionados, a precios asequibles. Cocina tradicional en contraste con sabores de otras culturas.