Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mira Vigo

María Xose, miña queridiña

Fernando Franco

¿De qué te sirve una vida rica en experiencias si esa memoria caudalosa anda huérfana de afectos? Un memorial de afectos es lo que está detrás del homenaje que el otro día se le dispensó a mi señora María Xosé Porteiro, organizado por gente rica en esos talentos como María Luisa Abad. ¡Qué bueno que viniste, María Xosé, carinho, y quedaste entre nosotros! ¿Cuántos años hace que te conozco, desde aquel Esperpento Teatro Joven de los 70 con Dorotea Bárcena, con Xulio Lago, con Juan Carlos Martínez, con Xosé Guillermo, con Baena... y tantos otros en cuyas tablas anduviste? ¡Buf, la de cosas que han pasado desde entonces y los recodos del tiempo en que hemos coincidido! Muchos de los que estaban en el homenaje, ahí, ante los arenales de Samil, podrían aportar capítulos a la narración de tu vida, aquí o allá en sus diversos tramos biográficos, entre ellos los de la llegada a tu vida de Llerena y Ozo . No voy a hablar yo de los derroteros diversos de tu historia, en el periodismo, en la política, en la literatura... ni en tus cargos y cargas, que no nos interesan a los que sabemos que se quedan pequeños ante el edificio de tu emotividad, de tu afectividad, de tu compromiso con la gente. ¡Qué bueno que haya pasado casi medio siglo desde aquello y nosotros tan contentos, miña queridiña, meu ben!

Que vienen “Con pocas luces”

Antes nuestros caballeros cristianos perseguían el Santo Grial, todo eso que constituyó literariamente la materia de Bretaña. Ahora el Santo Grial, que era la supuesta copa donde bebió Cristo, es algo así como la copa de Europa; ese es el cáliz de nuestra nueva fe y no son gente de a caballo sino de a pie y futbolistas lo que van detrás de ella. Eso es lo que parecía el día de la recepción de los jugadores en Madrid y se lo propongo como objeto de humor a Carlos Veleiro y Eva Rico para alguna de las emisiones de ese podcast que van a inaugurar mañana, día 1, en Vialia, bajo el título “Con pocas luces”. Buenafuente y Berto Romero tienen uno, “Nadie sabe nada”, y desde Vigo Carlos y Eva inauguran el suyo. Mañana, a partir de las ocho de la tarde.

¡Y las risas de Jamming!

Pero apuntad en vuestra agenda o, mejor, coged ya entrada en ataquilla.com si os convence la propuesta. Si queréis sorprenderos y, al tiempo, reíros justo es que os avise de que este sábado vuelve Jamming al auditorio municipal, en dos sesiones: una a las 17 horas para niños y toda la familia, Chiquijamming, y otra las 20 h. para público general. ¿Recordáis el éxito de audiencia y carcajadas que tuvo en Vigo este teatro de improvisación en anteriores ediciones? En Madrid ya lleva 19 temporadas ininterrumpidas y en Vigo más de 10. Aún quedan entradas y reírse a mandíbula batiente es un buen plan para el sábado. Vosotros veréis.

Os trepias de Soutomaior. A todos les une haber nacido en Soutomaior y comparttr juegos en la escuela de niños. Luego tuvieron que ir por el mundo a buscarse la vida y ahora se reúnen para recordar tiempos pasados y disfrutar de un día agradable y feliz. Hablamos del grupo Trepias de Soutomaior, que se reunió en La Pousada del Castillo para compartir un gustoso cordero y un buen vino de la zona, un pretexto para recordar, en medio del espléndido entorno, las cosas que les fueron sucediendo a lo largo y ancho de sus vidas.

Compartir el artículo

stats