Explotar al 100% su potencial para reposicionarse en la ciudad. El Centro Comercial A Laxe ha confirmado la llegada de La Tagliatella a su planta baja como muestra de su apuesta por la restauración y la gastronomía. Lo hará en el local de 300m² ocupado hasta ahora por Centroxogo e incorporará una terraza de otros 100m².

El contrato con la cadena de restaurantes lleva firmado varios meses y se incluye en el giro que la dirección del centro ha imprimido en el último año. Con la salida de la juguetería se busca aprovechar la ubicación del local junto al muelle deportivo y As Avenidas, del cual destacan su “ambiente y vistas”.

El gerente del centro, Alberto Alonso, apunta a que esto no significa renunciar a servicios como la farmacia, los centros de belleza o Media Markt, al que califica de “estratégico” al ser uno de los pocos supervivientes en estos catorce años. Con él estaba Centroxogo, pero la dirección considera que la restauración encaja mejor en la zona.

Por el momento se desconoce si el desembarco supondrá el cierre del local abierto en la calle Rosalía de Castro. En cuanto al calendario del traslado, es necesario que primero se acometa una “habilitación” del local por parte del centro antes de que la empresa lo reciba.

A pesar de no haber un calendario definido se apunta a “mediados o finales de verano” para el inicio de obras, con el objetivo es que se pueda aprovechar mínimamente la temporada estival.

Ocio más allá de la noche

Alonso confirma que en estos momentos están en negociaciones con varios operadores para abrir un local de ocio en el centro, aunque pide “ser muy cautos” hasta que esté cerrada alguna opción. Para ello ha mostrado su interés el grupo dirigido por Luis Diz, propietario de la Sala Pelícano en A Coruña, la mayor de Galicia.

Sin embargo, el deseo es que este nuevo establecimiento no sea restringido a “copa y música”. El gerente señala que en él se podría comer algo al mediodía o estar de “terraceo” por la tarde, complementando al resto del centro.

Su objetivo es cerrar la llegada de un operador de “primer nivel” ya que no quieren convertirse en una zona de marcha, copas o botellón al uso en la ciudad. “Ya hay otras para eso y queremos diferenciarnos” señala.