Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ladilla Rusa Grupo de música

“Nos gustan las cosas que no sabemos hacer”

El grupo catalán, Ladilla Rusa, presenta mañana en el Auditorio Mar de Vigo su segundo álbum “Costumbrismo Mágico”

Ladilla Rusa.

Sus canciones son atrevidas e irreverentes pero sobre todo divertidas. Su incursión en el mundo de la música empezó como una broma. Siendo el alma de todas las fiestas no resultó extraño que sus conocidos les animasen a convertir el humor incisivo que les caracteriza en una creación artística. Así nació Macaulay Culkin, su primer éxito y que, además, se hizo viral en cuestión de días. “Ladilla Rusa”, con Víctor F. Clares y Tania Lozano a la cabeza llegan mañana al Auditorio Mar de Vigo con su segundo álbum Costumbrismo Mágico, un disco lleno de nuevos sonidos y colaboraciones tan dispares como Albert Pla o Leonardo Dantés, pero antes se han pasado por FARO para desvelar una espinita clavada que tiene que ver con Galicia y que no descartan incluir en su próximo disco.

–Es la primera vez que vienen a tocar a Vigo, ¿con qué tipo de público esperan encontrar?

–Queda mal que nosotros lo digamos pero, ahora que nadie nos oye, de todos los públicos, el gallego es nuestro favorito. Tiene una energía muy especial. Cada vez que hemos tocado en algún sitio de aquí nos hemos quedado maravillados. El power del norte es increíble, incluso, saliendo después de fiesta, nos tumban a todos.

–¿Cómo nació Ladilla Rusa y de dónde viene el nombre?

–Pues surgió de una broma entre dos amigos que se conocen desde los 12 años. Siempre hemos sido el alma de la fiesta y nuestra gente nos animaba a que esa frescura que nos caracterizaba la trasladáramos a la música. Un día hicimos una canción, que primero fue solo un estribillo y luego el resto, de la letra, era Macaulay Culkin . Llamamos a un productor, colgamos el tema y se hizo viral. Decidimos llamarnos “Ladilla Rusa” porque un día estábamos en un bar y entró una chica rusa, empezamos a bromear con ella, sobre la ensaladilla rusa, y de ese juego de palabras nació y que también nuestras canciones se pegan igual que las ladillas (risas).

–¿De qué hablan en “Costumbrismo Mágico”?

–De historias muy cotidianas, del día a día. Es cierto que tienen un toque reivindicativo pero muy pegado a lo real, a lo que le pasa a la gente. Por ejemplo, en uno de nuestros temas hablamos de la madre actual que se cansa de ser perfecta y revienta. Eso pasa todos los días. Pero nunca abandonamos nuestra esencia que es el humor y la fantasía.

–¿Cuál es el perfil de sus seguidores?

–Inclasificable. Hay gente de todas las edades. Desde jóvenes hasta mayores de 60 años. Tribus urbanas, modernos, hippies, o punks.

–Por primera han introducido vuestra lengua materna, el catalán, en vuestras letras, ¿hay influencia del Folclore de su tierra en este disco?

–En el disco hay todo tipo de estilos musicales que van desde electro-rock hasta el ska y también tenemos una rumba catalana y hay temas en catalán.

–Cuéntennos cómo fue eso de la muiñeira electrónica que acabó siendo una jota...

–Pues sí. Es lo que queríamos hacer pero al final nos salió jota (risas). Nuestro productor nos dijo que aquello de muiñeira tenía poco pero nos quedó la espinita clavada así que no descartamos componer una muiñeira para el próximo disco. Nos gustan las cosas que no sabemos hacer. Investigamos y vamos a por ellas.

–En Costumbrismo Mágico tienen dos colaboraciones muy dispares entre sí: con Leonardo Dantés y Albert Pla, ¿cómo fue la experiencia?

–Pues con Leonardo no pudimos grabar con él directamente y le agradecemos mucho su disposición porque enseguida nos dijo que sí. Hace un par de semanas vino al concierto que dimos en la sala La Riviera y fue espectacular. Con Albert fue increíble porque además existe admiración desde hace mucho tiempo y con él sí pudimos grabar presencialmente y la verdad que son momentos irrepetibles.

–¿Qué nos vamos a encontrar mañana en su espectáculo?

–Música y diversión. Olvidarse de los problemas. Canciones pegadizas y sin tapujos. Un espectáculo en el que el público es una parte fundamental, poder volver a lo de antes de la pandemia, pero sobre todo mucho humor y fantasía.

Compartir el artículo

stats