Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cerco a la violencia machista en las comunidades de vecinos

Los administradores piden a los residentes que alerten sobre cualquier indicio que pueda haber sobre maltrato a mujeres | Advierten que en ocasiones no se informa por miedo a represalias

Agentes de Policía Nacional, ante un inmueble. Víctor Echave

Un aviso o una alerta temprana puede ser clave a la hora de prevenir un posible crimen machista. Por eso el Colegio de Administradores de Fincas de Galicia (Coafga) ha firmado esta semana con la Xunta de Galicia un acuerdo de colaboración para combatir la violencia de género en las comunidades de vecinos. El documento recoge una serie de medidas para detectar casos de violencia machista en el entorno vecinal, así como para concienciar con el objetivo de prevenir conductas contra las mujeres. Así, los administradores difundirán material informativo y de sensibilización contra la violencia machista y formarán a los profesionales que ejercen en Galicia para que ofrezcan una atención activa ante este tipo de situaciones.

Por eso desde Coafga, y también ya varios administradores de fincas de Vigo contactados por FARO, han hecho un llamamiento a inquilinos y propietarios para que informen ante cualquier situación sospechosa que pueda ser indicio de maltrato hacia las mujeres, “pues su colaboración puede evitar un crimen futuro”.

Así, los administradores piden que se preste especial atención a actitudes o acciones violentas, vejaciones, insultos, gritos importantes o peleas frecuentes. También que informen si ven a alguna vecina con secuelas físicas como moratones o arañazos y que trata de ocultar. Además, piden a los vecinos que estén al tanto por si hay discusiones, golpes o ruidos anómalos, lloros de mujeres o menores desconsolados, o si se percibe en alguna residente un cambio de actitud cuando está con su pareja.

En aquellos casos en los que sean testigo de alguna de estas situaciones, los vecinos deben ponerse en contacto de forma urgente con su administrador de fincas o bien llamar al teléfono 016 (atención a víctimas de violencia de género) o directamente a la Policía, Guardia Civil o al 112. Los colegiados insisten en que “nunca hay que ignorar estos hechos” y recuerdan que “no es verdad que la violencia dentro de la casa sea un asunto de familia que no deba salir del entorno, sino todo lo contrario”.

También advierten que en muchas ocasiones “los vecinos comentan incidentes, pero que la discreción impera y no llegan a denunciar al considerar que son hechos que ocurren en la intimidad del hogar, lo que es un error que puede tener consecuencias trágicas”. En ocasiones, el silencio de los vecinos también se debe al miedo a poner la denuncia o a posibles represalias, lamentan desde esta corporación que agrupa a más de seiscientos colegiados en Galicia.

Compartir el artículo

stats