La temporada estival está ya al caer y, como todos los años, el Sergas planifica una serie de restricciones en cuanto a recursos en los hospitales, también en Vigo, debido a las vacaciones de los trabajadores. Así, durante una reunión mantenida con los sindicatos este miércoles, la dirección del área sanitaria de Vigo les trasladó que este verano se cerrarán un total de 180 camas entre julio y septiembre, 60 en el Meixoeiro y 120 en el Álvaro Cunqueiro.

Son 45 camas cerradas más que el año pasado, cuando la quinta ola del coronavirus obligaba a mantener reservados un importante volumen de recursos a la atención de pacientes con COVID. Hay que tener en cuenta que a esas 180 camas clausuradas hay que añadirles las 120 que llevan ya tiempo inoperativas en el Meixoeiro porque el Sergas considera que no son necesarias, aunque estarían disponibles en caso de necesidad.

Se trata sin duda de un tema que siempre levanta ampollas entre la población y los representantes de los trabajadores, que consideran que el Sergas toma estas medidas para no tener que cubrir todas las ausencias por vacaciones que se producen durante el verano. Los recortes afectan a habitaciones que son dobles y que durante el verano pasan a ser individuales, y el Sergas también prescinde de camas en plantas quirúrgicas, concretamente en cirugía vascular, torácica y cardíaca.

Por su parte, el Sergas ha defendido hoy que, a pesar de este recorte, "estarán operativas el 88,9% del total", argumentando que durante el verano se reduce, además, tanto la prevalencia como la morbilidad de determinadas patologías estacionales, "lo que implica que haya un menor número de pacientes susceptibles de atención sanitaria".

Desde Sanidade han informado así mismo que este verano está previsto agilizar la obra de climatización del hospital del Meixoeiro.