Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La educación pública iguala a la concertada en alumnos al aumentar líneas en Bachillerato

Alumnos en el instituto público de Vigo. // A. Villar ALBA VILLAR

Del más del centenar de centros educativos que conviven en el municipio vigués, 74 son de titularidad pública mientras un total de 54 son concertados, es decir, reciben una subvención de la Xunta. Pese a esta notable diferencia, esta última ganaba en número de alumnos a la enseñanza pública, solo hay que ver los datos del curso 2018/2019: 19.789 estudiantes cursaban en centros subvencionados mientras 18.263 lo hacían en públicos. Tan solo un curso después, la situación se revertía de forma apreciable, manteniendo la educación gratuita prácticamente el mismo número de niños y niñas mientras que la concertada cedía casi 900 matrículas (18.954).

La concertada, aún por delante

Ahora, tres cursos después, la situación se ha estabilizado casi por completo y pese a que la concertada todavía supera a la pública, lo hace en tan solo 74 alumnos. Así, mientras que los alumnos de Educación Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato y FP de los centros educativos concertados suman un total de 21.567 escolares, en la pública lo hacen 21.493, cifras prácticamente idénticas. A mayores, otros 1.925 lo hacen en centros privados.

Casuísticas

¿Qué motivos pueden estar por detrás de esta equiparación? Son varios, pero algunos de los más notables son, por un lado, el aumento de aulas o líneas de Bachillerato, el miedo que sembró la nueva ley educativa –también conocida como la Ley Celaá– y también el auge de matrículas en Formación Profesional, con más unidades en centros públicos que en concertados.

Aulas en Bachillerato

Analizando el primero de los casos, un claro ejemplo se encuentra en el IES Valadares. La Consellería de Educación implantaba en el curso 2020/2021 el Bachillerato dando respuesta así a una demanda histórica de este instituto vigués y de su comunidad educativa, con el fin de que el alumnado pueda finalizar los estudios no universitarios en el mismo centro en el que cursan toda la ESO, evitando desplazamientos y favoreciendo a la población de las parroquias de los alrededores. Actualmente cuentan con dos líneas de Bachillerato, el Científico y el de Artes, y en el presente curso, hubo un 25% más de alumnos matriculados –explicaba su directora Eva López Tarrío en una entrevista anterior a FARO– por la exención a la repetición de curso.

Educación no obligatoria

A mayores, con respecto a las plazas que ofertaban los centros públicos para esta enseñanza no obligatoria, eran más de 818, un 60% del total de las plazas libres que salían a matrícula. A este respecto, hay que recordar que el Bachillerato es totalmente gratuito en los instituto públicos mientras que en los concertados no –el concierto de la Xunta no incluye esta etapa educativa– porque no es obligatoria.

Ley Celaá

La afectación o connotación negativa que tuvo inicialmente la Ley Celaá o LOMLOE, que entrará en vigor el próximo curso, hacia la educación concertada también tuvo su repercusión en esta pérdida de matrículas. En varias ocasiones, la actual ministra de Educación, Pilar Alegría, reivindicó la necesidad de una convivencia entre ambos modelos educativos abogando por la libertad de elección de los padres. Esta misma reivindicación centró las varias concentraciones que organizaron madres y padres de alumnos de estos centros así como cuerpo docente de los colegios privados, si bien toda la controversia que rodeó a esta nueva ley se ha visto reflejado en el descenso paulatino del alumnado, favorecido también por el descenso generalizado en la natalidad.

Formación Profesional

A destacar también está la Formación Profesional. En Vigo, son 32 los centros educativos que imparten FP, de los cuales 13 cuentan con un concierto (CPR) mientras 9 son totalmente públicos –los diez restantes son privados, según la página web de la Consellería de Educación–. La preferencia cada vez mayor del alumnado por esta modalidad educativa también se ve reflejado en el aumento de matrículas en la pública, ya que cuenta con más plazas que la concertada, lo que permite y favorece también a que el alumnado en educación pública iguale a la concertada.

Hoy termina el plazo de matrícula para la ABAU

Se acerca uno de los momentos más importantes del año para los estudiantes, las pruebas de la ABAU. Si bien aún restan justo dos semanas para la celebración de los exámenes –que tendrá lugar los días 7, 8 y 9 de junio–, el plazo para matricularse termina hoy día 23 de mayo, tal y como figura en la página de la CIUG. En el caso de las matrículas extraordinarias o anticipada –aquel alumnado que obtuvo el título de Bachillerato en cursos anteriores al actual–, el plazo para inscribirse termina el 25.

26 de mayo: listas definitivas

El alumnado deberá presentar a lo largo del día de hoy en su centro educativo la documentación necesaria para la realización de las pruebas así como el pago de la matrícula, que, sin exenciones, es de 63, 67 euros. La lista de matriculados será pública el día 25 de mayo, que podrá ser reclamada el propio día, por lo que será el 26 cuando salga el listado definitivo. En el caso de Vigo, los recintos habilitados para la celebración de las pruebas son: Escuela de Ingeniería Industrial, tanto la sede del campus como en Torrecedeira, la Escuela de Ingeniería de Minas, Telecomunicaciones, Escuela de Estudios Empresariales, Facultad de Filología y Traducción, Ciencias Económicas, Ciencias Jurídicas y Ciencias Experimentales.

Compartir el artículo

stats