Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva estación de autobuses lucirá finalizada este mes

El Concello acondicionará el acceso desde la AP-9 para permitir la puesta en marcha de la terminal cuando la Xunta lo solicite

Parte superior de la nueva estación de autobuses, en Vialia. | M.G.B.

Vigo está a punto de poder presumir de una nueva estación de autobuses. La Xunta cuenta los días para la finalización de la terminal integrada en el complejo Vialia. La previsión que maneja la administración autonómica es recibir las obras “este mismo mes”: se espera que, en las próximas jornadas, finalicen los trabajos de construcción de esta infraestructura de 11.000 metros cuadrados que supone una inversión superior a los 18 millones de euros por parte del gobierno gallego. En total, hay 22 andenes para embarque y ocho en regulación y se permitirá con cuatro ascensores y escaleras mecánicas el paso del edificio de viajeros a una planta inferior. La duda continúa al respecto de su puesta en marcha.

Fuentes del equipo de Alfonso Rueda señalan a FARO que la Xunta “no tiene certeza” de cuándo se podrá poner en servicio la nueva estación de autobuses intermodal de la ciudad más grande de Galicia “debido al retraso en la obra de los túneles de acceso que ejecuta el Concello”, contratiempo que ha citado en varias ocasiones. La terminal cuenta con dos accesos. Uno de ellos es la Praza da Estación, por la que llegará el 35% del tráfico, como los autobuses de O Porriño, Redondela y Baiona. Esta entrada ya está operativa: los trabajos llevan meses rematados. La actuación la ejecutó el Concello, pero es cofinanciada por la Xunta y Adif.

El segundo acceso, desde la AP-9, es parte de los trabajos de la Xunta, pero el entronque con la autopista, “fundamental para la puesta en servicio de la estación”, en palabras del gobierno gallego, es la obra que está ejecutando el Ayuntamiento. Por este acceso, se prevé la entrada de los autobuses procedentes de la zona norte, que representan la mayor parte del tráfico de la estación, el 65% del total. En este caso, la maquinaria de las obras del Concello se cruza con la que sería la salida de la estación hacia la AP-9, “por lo que no es viable ponerla en servicio hasta que el municipio finalice los accesos”.

Al respecto de esta cuestión, el Concello ya señaló que la entrada a la estación de autobuses y la salida a la A-P9 desde esta terminal y el aparcamiento de Vialia será en superficie, por lo que “los autobuses no emplearán los túneles, así que no es necesario que estén finalizadas estas obras para que la estación empiece a funcionar”. Desde la entidad de la Praza do Rei, aseguran que pondrán en condiciones la zona de acceso desde la AP-9 para permitir cuanto antes su debut. “No tenemos notificación de la fecha de apertura. Con que nos avisen con 15 días de antelación, esa zona estará acondicionada. En la última reunión, la Xunta no notificó ninguna dificultad ni tenemos notificación de su intención de abrir la terminal”, informaron ayer a FARO.

La Xunta espera que, “más pronto que tarde, se pueda poner al servicio de Vigo, de los vigueses y de toda la comarca la estación de autobuses intermodal, que completa el gran centro de transporte público de Urzáiz y que albergará 2 millones de usuarios al año y 500 expediciones”. Lo que ya ha descartado la titular de la Consellería de Infraestruturas es abrir la estación solo para los vehículos que empleen la Praza da Estación.

La confrontación entre la Xunta y el Concello protagoniza la puesta en marcha de la nueva estación de autobuses, pero también el adiós de la actual, con un aspecto lúgubre y con la mayoría de los locales sin vida. La obra de Javier Suances desconoce cómo vivirá su jubilación una vez deje de abrigar a los viajeros. El ejecutivo autonómico apuesta por su reconversión en un centro intergeneracional con guardería y residencia de mayores, sin embargo, el nuevo PXOM (Plan Xeral de Ordenación Municipal) contempla en la parcela la creación de zonas verdes y el reordenamiento del tráfico en el eje con Arquitecto Antonio Palacios y Emilio Martínez Garrido.

Desde el gobierno comandado por Abel Caballero, apuntan que los terrenos fueron cedidos solamente para el fin actual, mientras que la Consellería de Infraestruturas señala que es de su titularidad desde 2019. La peor opción: que el complejo de la avenida de Madrid permanezca abandonado con el paso de los años.

Compartir el artículo

stats