Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta atrás para el centro de formación municipal, que abrirá sus puertas en enero de 2023

Es el primero en España de titularidad municipal con estas características | Estará destinado a beneficiarios del Risga e IMV

Abel Caballero y Yolanda Aguiar en las obras del futuro centro de formación del Casco Vello. | // MARTA G. BREA

Es una de las grandes apuestas del Concello para recuperar y dinamizar el Casco Vello: un centro de formación para personas vulnerables y en riesgo de exclusión social, que, además, es el primero en España de titularidad municipal de estas características. “Un alto porcentaje de personas sin recursos suficientes habitan la zona centro de la ciudad y se hace necesario habilitar un emplazamiento que aúne las condiciones de cercanía, proximidad y accesibilidad requeridas”, explican fuentes municipales. Uno de los objetivos es crear un espacio socio-comunitario de política social para los beneficiarios en el entorno del Casco Histórico de la ciudad para lograr una mejora de su situación social, económica, de formación laboral o simplemente para su propia autonomía personal. El proyecto de construcción, con una inversión total de casi 1 millón de euros, contempla la rehabilitación del edificio de la calle Alta, con tres plantas y 329 m2, pero también la creación de un espacio de esparcimiento y encuentro en la Plaza de Pescadores –donde además se habilitará una plaza de aparcamiento–, ya que el edificio cuenta con esas dos vías de acceso. “Se trata por tanto de un ambicioso proyecto de regeneración física, económica y social del entorno urbano de Vigo, en pleno centro de la ciudad”, destacan.

Las obras ya se encuentran muy avanzadas, tal y como comprobaron ayer el alcalde de la ciudad, Abel Caballero y la concejala de Política Social, Yolanda Aguiar, departamento del que depende la gestión del centro. “Será un gran centro de formación que además permitirá recuperar un edificio para uso ciudadano”, señaló Caballero. El futuro centro de formación está previsto que esté rematado en enero de 2023 y que a partir de esa fecha pueda ya ponerse en funcionamiento.

En el edificio se realizarán itinerarios de inclusión socio-laboral para personas vulnerables y también para hacer un seguimiento de los itinerarios de inclusión vinculados a la Risga y al Ingreso Mínimo Vital (IMV). Se prevén acciones formativas dirigidas tanto a personas con posibilidad de reincorporación al mercado laboral como a aquellas que, no disponiendo de dicha posibilidad por diferentes motivos, como pueden ser la salud o la edad, no puedan incorporarse a la misma, orientándose en este último caso a la formación y adquisición de habilidades y competencias para el desarrollo de su vida cotidiana. “Contará con los equipamientos y requisitos formativos necesarios; dispondrá de diversas salas destinadas a impartir cursos de carácter multidisciplinar, realización de itinerarios de inserción laboral y social destinado fundamentalmente a colectivos y personas en riesgo de exclusión”, añaden. En los próximos meses el ayuntamiento sacará a concurso público la oferta formativa por valor de 140.000 euros para que las empresas interesadas puedan concurrir.

Respecto a la formación dirigida a la inserción laboral, el programa estará orientado a la colocación de los candidatos en pequeñas y medianas empresas de la zona, ofreciéndose especialización en diferentes materias que puedan generar ocupación en diversos sectores con especial demanda de trabajadores.

Espacios para ONG

Las capacitaciones no contarán con un número determinado de plazas sino que “en función de la demanda de los itinerarios formativos se irán habilitando los espacios” puesto que la construcción de las aulas será diáfana de tal forma que se puedan habilitar para diferentes usos. Además, como el proyecto permitió adosar una tercera planta, el Concello ha decidido ceder parte de esos espacios a las asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro de la ciudad vinculadas con los servicios sociales para que puedan desarrollar sus actividades.

El edificio conservará la piedra original de la fachada, así como su barandilla. El Concello adquirió la propiedad, que hasta el momento de la compra estaba ocupado por personas sin hogar y sin unas condiciones de salubridad suficientes, a las que se les ofrecieron diferentes alternativas de alojamiento.

Compartir el artículo

stats