Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coto al vino en los menús del día desata la indignación de los hosteleros: “Absurdo”

El planteamiento del Ministerio de Sanidad contempla la recomendación de promover almuerzos sin alcohol en los restaurantes | Los clientes manifiestan estar “confusos”

Comensales disfrutando de los tradicionales menús del día del restaurante vigués Othilio. | // ALBA VILLAR

Ni hosteleros ni clientes entienden la nueva idea del Gobierno central para limitar el consumo de alcohol. Esta vez la atención se ha centrado en los menús del día, que tanto trabajadores como público en general acostumbran a disfrutar a diario en España. El Ministerio de Sanidad presentaba hace unos días el borrador de la nueva Estrategia en Salud Cardiovascular del Sistema Nacional de Salud (ESCAV), focalizada en mejorar la salud cardiovascular de la población, así como promover la adopción de hábitos de vida saludables. Entre los puntos que recogía el escrito se establecía la retirada de bebidas alcohólicas como el vino y la cerveza de los menús del día. Ante el revuelo generado, Moncloa ha emitido un comunicado en el que se desmentía la medida aludiendo a que “la Estrategia establece recomendaciones de hábitos saludables y no contempla prohibiciones de ningún tipo”.

Pese a la rectificación, la confusión ya estaba en la calle y los restaurantes ya empezaron a padecer las consecuencias. “Ya hay gente que me pregunta, ¿pero se puede o no se puede pedir vino con el menú? ¿Me lo tengo que pedir aparte? Y aunque les dices que todo, por ahora, está como siempre, la gente está confundida. Es un absurdo. Primero lo de servir agua del grifo y ahora esto. ¿Cómo pretenden que yo recomiende que no se pidan vino o cerveza?, ¿Quién soy yo para eso?”, explica Pablo Rodal, del restaurante vigués Othilio.

Tradicionalmente, el consumo de una copa de vino a las comidas se consideraba, incluso, beneficioso para la salud. Sin embargo, este precepto parece obedecer más a un mito popular que a la base médica. “Por ejemplo, Francia es un país con una fuerte tradición vitivinícola y al mismo tiempo tiene una de las tasas más bajas de Europa en patologías cardíacas y esa asociación saludable siempre se ha vinculado con la ingesta de vino. No tiene base médica. Las últimas recomendaciones emanadas de los estudios de las unidades cardiovasculares sobre enfermedades coronarias es el consumo cero. Ahora bien, desde mi punto de vista creo que no hay que ser tan radicales. Si una persona está habituada a tomar una copa de vino a las comidas puede seguir haciéndolo. No es medicinal, pero no le va a generar un problema mayor. Quien no lo hace, que no empiece, por supuesto. Hay que separar el vino o la cerveza de las bebidas destiladas que sí generan patologías más serias. Es la cantidad la que determina el agravio”, apunta el endocrino vigués Eduardo Pena.

Picaresca

Tras la polémica suscitada por la obligación de servir agua del grifo gratis a los usuarios que la solicitan, se le suma, en este caso, una recomendación que ahora deben decidir llevar o no a la práctica. “Es que ni siquiera le veo cabida legal y veo muy difícil su aplicación. Es ridículo que no puedas incluir vino en los menús del día. El consumo moderado debe ser responsabilidad del cliente, no del propietario. Además, que los comensales que comen de menú son la mayoría trabajadores que no van a emborracharse durante la comida porque después tienen que seguir trabajando. Plantear esa medida o recomendación es vivir en otro planeta. Es buscar problemas donde no los hay”, apunta César Ballesteros, presidente provincial de los hosteleros.

Una nueva medida que, según exponen los restauradores, lastra el trabajo de los hosteleros y fomenta la picaresca. “De cada 40 menús que vendo diariamente, solamente 7 piden vino o cerveza. Y los que suelen pedirlo, sino se lo ofrezco en el menú lo van a pedir aparte. Entonces, ¿para qué va a servir la medida? En la carta sí, en el almuerzo con precio cerrado no. Es un disparate. No es momento para esto, que nos dejen trabajar ahora que empezamos a recuperar la normalidad después de dos años muy duros para nuestro sector”, concluye Rodal.

Compartir el artículo

stats