Las nubes vuelven mañana a cobrar protagonismo en el cielo de Vigo, que deja de ser totalmente azul por ahora según las previsiones meteorológicas. Tanto vigueses como visitantes aprovechan la jornada soleada del sábado –que se presentó gris hasta bien entrada la mañana– para refrescarse en las playas y descansar en las sombras de los parques. Según la información de Meteogalicia, los termómetros alcanzaron la temperatura máxima del año: 29,2 grados, cifra propia de los meses de verano. La mínima también logró ser la más elevada de 2022: llegó a 17 grados. Donde más se animó el mercurio en la comunidad fue Pontevedra ciudad, con 31,5 grados. La más baja se registró en Baltar (Ourense): 8,9 ºC.

Meteogalicia prevé para mañana cielos con nubes durante todo el día, con posibilidad de precipitaciones. Se espera que los termómetros oscilen entre los 15 y los 22 grados. Para el lunes, pronostica lluvia y ligeros cambios en el mercurio –máxima de 22 y mínima de 16–. El martes, festivo en Galicia por el Día das Letras Galegas, sigue la tendencia.

Las islas Cíes fueron, de nuevo, el refugio estrella del fin de semana en el último día de la temporada de primavera-verano con el aforo de 450 personas, que se completó. Desde hoy hasta el 15 de septiembre, pueden visitar el archipiélago un máximo de 1.800 ciudadanos. Ayer por la tarde, ya se habían retirado más de 800 peticiones en la central de reservas de la Xunta de Galicia, paso necesario para comprar los billetes que nos permiten poner rumbo a la playa de Rodas.

Un 60% de ocupación

El porcentaje medio de ocupación en los hoteles de Vigo el fin de semana fue del 60%, según la patronal. El puente por las Letras Galegas se nota ligeramente esta noche, día en el que, habitualmente, se vacían los alojamientos. Los pisos turísticos superaron el 70%.