La instalación de una gran estatua de un Cristo del Sagrado Corazón en lo alto de la ermita de A Guía, con cargo a fondos municipales, desató las críticas en Vigo tanto de la Asamblea Republicana de la ciudad como de los grupos políticos de Marea y BNG. Ambos partidos tildan de “bochornosa” la actuación municipal al apoyar un símbolo “reaccionario”.