Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retrato del vecino de Teis que acuchilló a su mujer en Tenerife: “Altivo y maleducado”

Vecinos y comerciantes de la zona señalan al hombre como una persona “fachendosa” | Pasará a disposición judicial mañana por la mañana

Minuto de silencio este viernes frente al Concello Ricardo Grobas

A las 16.30 horas de este miércoles, un hombre de 83 años y natural de Chapela asesinó a su esposa, también octogenaria, en el apartamento de la pareja ubicado en una céntrica avenida de Los Cristianos (Tenerife). Según fuentes cercanas a la investigación, agentes de la Policía Nacional acudieron a la vivienda tras recibir varias llamadas de vecinos que alertaron de una situación anómala a través del teléfono de Emergencias.

El escenario que se encontraron era desgarrador. El hombre yacía junto al cadáver de su mujer, Clotilde R., con evidentes signos de violencia. Se trataba de varias heridas de arma blanca producidas, probablemente, por algún tipo de cuchillo. Al acceder al inmueble, los funcionarios hallaron una cantidad considerable de sangre en el suelo. Desde la Delegación del Gobierno en las Islas Canarias confirmaron entonces que los profesionales de la Policía Nacional investigan el caso como un presunto asesinato por violencia de género. La citada administración ha confirmado que en las bases de datos oficiales no constaban denuncias anteriores de la víctima hacia su marido por malos tratos físicos o psicológicos.

El personal sanitario del Servicio de Urgencias Canario que acudió a la vivienda únicamente pudo certificar la muerte de la mujer, que tenía evidentes signos de haber sufrido puñaladas. Para sorpresa de los agentes, el presunto autor de este asesinato machista también tenía heridas producidas por el mismo arma en los brazos y, según fuentes cercanas al caso, lo podría haber hecho “para quitarse la vida o al menos simularlo”. Las circunstancias en las que se produjo el incidente están siendo investigadas ahora por la Brigada de la Policía Judicial de la Comisaría del Sur de Tenerife.

El presunto autor del crimen, Ángel M., era conocido en el barrio de Teis, donde la pareja solía vivir la mitad del año. “Se pasaban los seis meses más cálidos aquí y cuando llegaba el frío, se iban para Tenerife”, apunta un comerciante del entorno de la vivienda de la pareja en la calle Sanjurjo Badía. Una buena parte de los vecinos y comerciantes del entorno de la vivienda consultados por este periódico coinciden en que el hombre solía mostrar “una actitud altiva y fachendosa”. En especial uno de ellos, viejo conocido de la familia: “Ella era una santa. Nunca tenía una mala palabra y siempre fue educada”, explica, “pero él tenía, muchas veces, un carácter desafiante”, añade.

Otro de los tenderos, visiblemente sorprendido por la noticia, destaca que él era un hombre “al que le gustaba presumir. En verano iba descamisado y con sortijas y cadenas de oro al aire”, explica.

En los testimonios de los vecinos existe un denominador común: la pareja había tenido conflictos maritales en el pasado. Desde que su hija se fue a vivir a las Islas Canarias condicionada por una enfermedad que el clima gallego agravaba, la pareja se pasaba los meses más fríos allá. En cambio, “desde hace por lo menos cinco años”, Clotilde había dejado de acompañar a su esposo en ese peregrinaje en busca del buen tiempo. “Yo sé que ellos tuvieron sus problemas y como mucha gente mayor que no se separa, hacían vida cada uno por su lado”, apunta un comerciante que conocía desde hace años al matrimonio. Pero este año, según las mismas fuentes, ella habría decidido acompañarle.

El presunto asesino, Ángel M., también hacía alarde de sus estancias en Tenerife: “Yo creo que él era bastante presumido. A mí, que solo me conocía de vista, me contó toda esa película de las Islas Canarias en un viaje que cuadramos sentados juntos en el Vitrasa”, recuerda otra vecina.

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, manifestó ayer por la tarde su condena al asesinato machista: “No podemos permitir esta lacra social. Frente a la violencia de género no cabe tolerancia, ni justificación, ni banalización”, manifestó el delegado.

Una pareja conocida en el mercado de O Berbés

Clotilde y Ángel eran viejos conocidos del Mercado do Berbés. Dedicados toda una vida a la venta de pescado, ella regentó un puesto de la plaza del Casco Vello durante mucho tiempo, donde era muy querida por sus compañeras, de las que ya quedan pocas todavía en activo. Al poco de jubilarse, hace al menos quince años, una de sus hijas tomó el relevó de la empresa familiar, hasta hace cinco años, que decidió dejarlo y el puesto pasó a manos de otra minorista.

Pero los hechos no solo han conmocionado a los vecinos del barrio de Teis y a sus compañeras de O Berbés. El Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Arona de Los Cristianos celebraron este jueves sendas concentraciones y un minuto de silencio en repulsa por los hechos. Algunos vecinos del barrio canario donde sucedieron los hechos veían a la mujer mucho menos que al hombre, algo que encuadran dentro de una supuesta “relación con tintes machistas”.

Compartir el artículo

stats