El grupo Ribera, propietario de Povisa, ha invertido en un software que, con una analítica avanzada de datos e inteligencia artificial, establece unos biomarcadores a partir de imágenes de resonancias magnéticas que configuran una biopsia virtual para lograr un diagnóstico más preciso del cáncer de mama. El objetivo es convertir este programa en una herramienta que ayude a los radiólogos.