La fiebre por los miradores en las alturas de la ciudad llega a la casa de todos los vigueses. El proyecto anunciado por Abel Caballero hace un año en FARO para dotar de un ascensor y un mirador panorámico al Concello aspirará a los fondos europeos dedicados a la desestacionalización del turismo.

Así lo confirmaba esta mañana el alcalde en rueda de prensa, quien englobaba esta actuación dentro de los 10.995.500 euros solicitados dentro del Plan Next Generation en esta materia para el "proyecto turístico emergente más importante de Europa".

Sin embargo, estos fondos no serán cargados al Ministerio de Transportes y Agenda Urbana como estaba previsto inicialmente.

La instalación de esta terraza abarcará dos plantas de la torre de la casa consistorial, inaugurada hace ahora 50 años. Para su acceso se habilitará un ascensor panorámico exterior al mismo edificio, de forma que su acceso será "libre y gratuito" durante el día.

Al mismo tiempo considera que le "parece razonable que se pueda tomar un café o una cañita" en él; pero que ya se decidirán los términos y condiciones de uso de esta nueva explotación. Para poder ejecutarlo solicitarán 1,35 millones de presupuesto, aunque por el momento no aventura ningún calendario.

Caballero ha destacado que esta nueva dimensión de un edificio público "ya está experimentada en el Bundestag y funciona maravillosamente bien". En el nuevo edificio se producirá un "espacio de convivencia" en el que la gente podrá ver a los funcionarios hacer su trabajo al mismo tiempo que es de utilización ciudadana.

En paralelo a esta actuación también solicitarán 3,92 millones de euros para la instalación de una rampa mecánica en el Paseo de Granada. Este acondicionamiento y puesta en valor llegará desde el final de las escaleras de Segunda República hasta la plaza del Bicentenario y contribuirá a establecer un eje turístico entre el Puerto, Casco Vello, Concello y O Castro.