Desde primera hora de este miércoles la silueta de la ría de Vigo tiene un nuevo elemento. Uno que, en realidad, viene a completar a uno de sus ya viejos iconos, la capilla de A Guía. El edificio diseñado por el arquitecto Manuel Gómez Román se ha rematado 70 años después de su concepción con la estatua del Cristo del Sagrado Corazón.

La escultura, de seis metros de alto y seis toneladas de peso, fue construida por la Escola de Cantería de la Diputación de Pontevedra y cedida por el ente provincial. Su colocación no ha estado exenta de críticas, tanto por parte de la oposición política como de ciertos sectores del mundo de la cultura.

Vista de la fachada principal del templo con la estatua sobre la torre Ricardo Grobas

La escultura llegó la semana pasada en seis piezas, que fueron ensambladas sobre la torre de la ermita entre el lunes y esta mañana.

La instalación del Cristo tiene un coste de 84.000 euros, actuación financiada entre Concello y Diputación que se culmina con la colocación de una corona metálica.