Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mascarillas resisten en el aula y evitan un repunte de contagios tras dejar de ser obligatorias

Alumnos de la ESO en el IES Valadares con su profesora, esta pasada semana en una clase. | // A. VILLAR

El día 20 de abril marcó un antes y un después en el rumbo de la pandemia por coronavirus. La mascarilla –principal medida de prevención más allá de las vacunas– dejaba de ser obligatoria en interiores, incluidos, por supuesto, los centros escolares. Tras ser retiradas éstas de los recreos, desde hace dos semanas, los alumnos pueden acudir a clase sin la obligatoriedad de tener que usar el cubrebocas.

¿Aumento de casos?

Uno de los posible temores que se preveían era un aumento de los contagios entre los niños y comunidad educativa. Nada más lejos de la realidad. ¿El motivo? Las aulas todavía no se han convertido en territorio hostil para las mascarillas. Y es que son muchos los estudiantes que todavía llevan el cubrebocas en las clases. “Realmente para nosotros la situación no ha cambiado mucho en estas dos semanas. Sobre todo en la ESO, los chicos siguen llevándola, en los cursos más mayores como Bachillerato ya son muy poquitos los que aún la tienen. Al final esto ayudó a que no aumentasen los casos de COVID en el centro”, explica Eva López, directora del IES Valadares.

"Los tutores sí que la llevan siempre en las clases"

Eva López Tarrío - Directora del IES Valadares

decoration

Profesorado

La también docente destaca, precisamente, el uso que hacen de la mascarilla la práctica totalidad del profesorado. “Los tutores sí que la llevan siempre en las clases, podrán quitársela en algún momento pero siempre la llevan”, recuerda López. Esta percepción también es visible en el Colegio Labor. Su director Javier Saborido explica que es en su mayoría el profesorado quien más uso da todavía a la mascarilla. “No sabemos cómo será a la vuelta de estas vacaciones el próximo curso, pero ahora, son los profesores los que la llevan a la hora de dar clase”, sintetiza.

Recomendación

Pareja realidad se percibe en el IES San Tomé. El instituto de Plaza América tampoco ha visto incrementado sus casos de positivos por el uso de la mascarilla de forma voluntaria entre su alumnado. “Muchos todavía van con ella, al menos en interiores. Luego en el patio sí que ya no la llevan. Otros tantos ya directamente no la traen. Al final, la directriz de la Consellería es su recomendación”, explica su directora María Sío.

"Al final la directriz de la Consellería es su recomendación"

María Sío Castiñeiras - Directora IES Santo Tomé

decoration

Baja incidencia

A mayores del frenazo a un hipotético repunte de contagios por la no obligatoriedad del uso de la mascarilla en espacios cerrados, Sío también aprecia un descenso en otras dolencias como gripes o dolores de garganta, habituales en años anteriores. “Vemos muy poquita incidencia; y si hay alguna cosa nada que nos haga pensar que sea COVID”, matiza la directora del centro vigués.

Otras medidas

Por la contra, en el caso de otros centros como Las Acacias, la mayoría de su alumnado sí ha dejado ya de lado las mascarillas, pero sí se mantiene por parte del centros otras medidas de protección puestas en marcha ya con el inicio de las clases en pandemia. “Es cierto que los casos no han aumentado pese al no llevar mascarilla pero por ejemplo nosotros contamos con otras medidas como que mantenemos las mamparas y hacemos mucha vida en el patio, en exteriores, para favorecer a esta distancia. Aprovechamos los espacios que tenemos, es una ventaja para nosotros”, explica Beatriz Martínez.

"Nosotros contamos con otras medidas como las mamparas"

Beatriz Martínez - Colegio Las Acacias-Montecastelo

decoration

Incidentes

Lo cierto es que el fin del uso de las mascarillas dejó al menos tres discrepancias entre alumnos, familias y centros educativos en Vigo, una de las cuales llegó a ser judicializada. Al tardar un día en publicar la Xunta de Galicia sus recomendaciones con respecto al Real Decreto del Gobierno nacional, centros como el CIFP Manuel Antonio optaron por el uso de la misma en la primera jornada a modo de prevención. En otro caso, padres del CEIP Lope de Vega denunciaron a la dirección por apartar a los niños que no llevaban mascarillas dentro del aula, si bien tanto el centro como Educación lo desmintieron. Y por último, un padre llegó a sentarse en el banquillo de los juzgados por haber amenazado a un docente que instó el uso de la mascarilla cuando ya no era obligatoria. El progenitor fue absuelto.

Transporte escolar

Las directrices publicadas por la Consellería de Educación en el marco del uso de las mascarillas en el ámbito educativa dejan clara su “recomendación” tanto en alumnos como profesores de los centros, especialmente cuando no se pueda cumplir con una mínima distancia. Solo mantiene su obligatoriedad en el transporte escolar, durante el trayecto en el bus al tratarse de un transporte colectivo. En las aulas, sigue abogando por mantener el resto de medidas como la higiene de manos, la ventilación y evitar las aglomeraciones. A mayores, incide en su uso “especialmente recomendado” en casos de alumnos vulnerables y, en los centros de Educación Especial.

Compartir el artículo

stats