Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteleros, en pie de guerra contra el nuevo sistema de registro de clientes

Pasan de recoger nueve campos a un total de 31, algo que al sector le parece “inviable”: “Generará conflicto con los viajeros y esperamos que se rectifique”

Recepción del Hotel Porta do Sol, ayer. ALBA VILLAR

Los viajeros, a partir de ahora, deberán aportar el triple de datos al llegar a su alojamiento de destino vacacional. Desde la relación filial hasta el número de cuenta, pasando por el lugar de residencia habitual, dirección completa, localidad, país, teléfono fijo, teléfono móvil, correo electrónico, número de visitantes, relación de parentesco entre los viajeros (en el caso de que alguno sea menor de edad), fecha y hora de entrada, fecha y hora de salida. Además, se exigen datos financieros como tipo de pago (efectivo, tarjeta de crédito, plataforma de pago o transferencia), tipo de tarjeta y número, IBAN cuenta bancaria, solución de pago por móvil, titular del medio de pago, fecha de caducidad de la tarjeta y fecha del pago. Se incrementa también en el epígrafe de datos del contrato el número de referencia, fecha y firmas.

La ampliación de la norma entró en vigor ayer, pero solo la parte que recoge la ampliación de los datos de los clientes a la hora de registrarlos. La comunicación a las autoridades competentes no se aplicará hasta el 2 de enero del 2023, ya que será necesario actualizar los sistemas informáticos de la Policía Nacional, en el caso de Vigo. Para el sector hotelero y alojamientos turísticos, la medida ha caído como un jarrón de agua fría. “Es precipitado todo esto. Hay muchos aspectos de la norma que están sin desarrollar o sin concretar. Aunque las autoridades, por el momento, nos seguirán pidiendo los mismos datos que hasta ahora. Pero a partir de enero la aplicación de la ley será total. No tenemos adaptados los sistemas informáticos. No hemos tenido un plazo de adaptación. Hace falta una inversión para cambiar los software”, explica César Ballesteros, presidente provincial de los hosteleros y director del Hotel Bahía de Vigo.

Registro también a menores

Desde ayer los menores a partir de los 14 años (edad obligatoria para tener DNI) deberán firmar su propio registro y los demás deberán ser igualmente registrados. “Los niños menores de 14 años no están obligados a tener identificación, así que nos tenemos que fiar de lo que nos dicen los adultos que les acompañan. De todos esos datos que se recopilen será responsable el hotel”, subraya.

Los hoteleros no se ven capacitados para pedir “esa cantidad de datos” que además “vulnera en muchos caso la protección de datos y generará conflicto con los clientes que no los quieran aportar”. El tiempo de espera en el check-in es otro de los inconvenientes transversales a todos los tipos de alojamiento como los que cuentan con recepciones pequeñas, como el Hotel Alda Porta do Sol, que adelantándose a la nueva norma, ya han ampliado los campos de las nuevas fichas. “Llevamos un par de semanas haciendo pruebas y claro, sí se tarda más con cada cliente. El problema va a ser en verano cuando aumente el número de viajeros. Nuestra recepción es pequeña y tendrán que esperar en la calle”, señala Nerea Pérez, gerente del hotel.

Una nueva piedra en el camino para los titulares de alojamiento en la provincia, quienes transmitieron el pasado lunes a la subdelegada de Gobierno, Maica Larriba, su rechazo a la normativa y que su preocupación fuese trasladada a la Secretaría de Estado de Turismo, al Ministerio y al Gobierno para subsanar las dudas que les suscita la nueva ley. “No nos parece de recibo y esperamos que rectifiquen”, añade Rubén Pérez, presidente de la asociación Zona Náutico.

Hasta 30.000 euros de multa

Los datos del registro deberán conservarse durante un período de tres años, pudiendo llegar las sanciones por incumplimiento de la norma a 30.000 euros, imputando a los establecimientos la responsabilidad de la exactitud de los datos que se hagan constar, exceptuando los datos bancarios que tendrán que ser borrados una vez los huéspedes abandonen los alojamientos. "Una vez que los viajeros vayan a dejar el hotel, las fichas que contengan los datos financieros serán eliminadas previa autorización firmada", apunta la gerente del hotel Porta do Sol.

Compartir el artículo

stats