Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Un Camino para la esperanza

Alcóholicos Anónimos de todo el país inician en Vigo la ruta jacobea para acudir a su convención en Santiago

La veintena de miembros de Alcóholicos Anónimos, ante el puente de Rande durante su primera etapa del Camino. | // MARTA G. BREA

Con tranquilidad pero también la ilusión de un niño. Una veintena de miembros de Alcóholicos Anónimos emprendió desde Vigo ayer el Camino de Santiago para llegar con honores a la celebración de su convención nacional en la capital gallega, que tendrá lugar durante todo el fin de semana.

Llegan desde A Coruña, Ourense, Murcia, Toledo o Madrid; ejerciendo los miembros vigueses de anfitriones y guías a su paso por la ciudad. Es el caso de Marcos, quien valora como la experiencia como “muy bonita y enriquecedora” estas etapas que les llevarán a dormir en Redondela, Pontevedra, Caldas de Reis y Padrón.

Se trata de la segunda ocasión en la que optan por esta iniciativa para acudir hasta el congreso celebrado en Santiago. Tal fue el éxito en 2019 con la Ruta de la Plata desde Ourense que muchos han repetido, atrayendo a nuevos a una actividad que también cuenta con una parte divulgativa.

Cuentan con un “coche escoba” para atender cualquier percance que les ocurra en ruta, pero que también cumple una función de apoyo en los centros de salud y concellos que encuentren en su camino. Allí reparten folletos sobre su actividad y cuentan su experiencia a todo aquel que quiera escucharla.

Marcos recuerda que son un comunidad de autoayuda y no un centro de terapia, por lo que este tipo de experiencias resultan cruciales para estrechar los vínculos y generar confianza entre ellos.

REDONDELA (TRASMAÑO, RANDE). MIEMBROS DE ALCOHOLICOS ANONIMOS HACIENDO EL CAMINO DE SANTIAGO DESDE VIGO A SU PASO POR LA SENDA DA AUGA (O RUTA DE LA TRAIDA). MARTA G. BREA

Los más veteranos, como Eduardo, narran sus hábitos para poder mantenerse sobrios después de 25 años: “Hoy agradezco lo que tengo y ya no añoro lo que no tengo” afirma. Y es que aseguran que, al unirles un motivo común, es más sencillo este camino –en ambos sentidos– y asegura que en la vida sin alcohol también hay espacio para la diversión.

En esta primera jornada, en la que a la hora de comer ya estaban en Redondela para pasar la tarde “muy animados”; el cielo ha respetado y a la previsión de chuvascos le ponen buena cara: “con nosotros, por agua que no sea”, ironizan entre risas.

Tres jornadas de reunión

Después de superar este centenar de kilómetros para recibir la Compostelana; el Hotel Puerta del Camino se convertirá en el cuartel general para unas 300 personas llegadas de toda España. Se trata de la primera convención de este tipo después de la pandemia y repetirá localización tres años después.

A las 18:30 horas arrancarán con una recepción para alcóholicos y no alcóholicos en la que también participarán el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, y otros doctores y enfermeros gallegos.

Estará moderada por Teodoro Rodríguez, quien suma casi dos décadas sin probar una gota de alcohol, y que destaca los retos que deberán abordar en tres días de reuniones y comidas conjuntas.

El aislamiento social durante el COVID-19 ha triplicado el número de participantes fijos en algunos grupos, con especial incidencia en jóvenes y las mujeres. Además, se aprobará el uso de tecnologías para establecer grupos de apoyo en comarcas para aquellas personas que no pueden desplazarse a los de las ciudades; ya aprobada a nivel mundial.

Porque el coronavirus también ha cambiado la lucha contra la enfermedad “de la vergüenza” como le llama Teodoro: “uno solo no puede recuperarse”.

Compartir el artículo

stats