Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mascotas ya pueden entrar en más de 50 bares y restaurantes de la ciudad

La cafetería Nueva Boheme es una de las que admite mascotas. José Lores

Las mascotas han ido adquiriendo importancia con el paso de los años en la vida de sus dueños. Muchos no salen de casa sin ellas y cuando no pueden estar junto a sus perros, por ejemplo cuando están trabajando, los echan de menos. Los diferentes sectores sociales y económicos son cada vez más conscientes de este fenómeno y se han adaptado para ser más tolerantes con los animales de compañía. Por ejemplo el mundo de la hostelería.

Prueba de ello es que en 2019, cuando nadie se esperaba la llegada de una pandemia que cambiaría los hábitos sociales para siempre, apenas poco más de una veintena de establecimientos de Vigo permitían la entrada de mascotas. Ahora esa cifra se ha duplicado, y y ya son más de cincuenta los locales hosteleros dog-friendly, es decir, que dejan a los dueños entrar con sus perros. Entre ellos se encuentran desde bares y cafeterías tradicionales, como O Recuncho, ubicado en O Calvario, pubs como el histórico Máis Palá o restaurantes como el Valdevez.

Uno de los locales que permiten la entrad de animales es la Nueva Boheme. Cafetería moderna ubicada en la calle Ecuador, desde el pasado septiembre la regenta Ana Martínez. “La anterior dueña ya lo permitía, y yo decidí seguir con esta política abierta con los animales de compañía. Todos los días vienen personas que traen a sus perros, y siempre los recibo con chucherías y comidas para ellos”, apunta esta hostelera.

También Los dulces de Albita, un espacio de repostería que además ofrece servicio de cafetería en el local. Su dueña, Alba Pahino, asegura que “mucha gente no sabe que puede entrar con sus perros y pasa de largo”. “Pero estamos encantados de que entren con ellos. Sabemos lo importantes que son”, asegura esta joven.

Y es que se tiende a pensar que la legislación prohibe la entrada de animales a bares y restaurantes. Pero nada más lejos de la realidad. Tanto la ley de bienestar animal de la Xunta como la ordenanza municipal son muy claras y dejan la decisión en manos de los propietarios de estos locales. “En restaurantes, bares, cafeterías y semejantes, la entrada y permanencia de animales estará condicionada al criterio del dueño del establecimiento, siempre y cuando no suponga ningún tipo de incomodidad o molestia para los presentes. Será el propietario del animal el responsable de sus actos”, reza la ordenanza municipal.

La ley autonómica, no obstante, sí que obliga a mostrar un distintivo en un lugar visible de la entrada del establecimiento que indique que pueden entrar perros en el local.

Compartir el artículo

stats