Ni la crisis de suministros ni la guerra de Ucrania han parado el crecimiento de las rampas mecánicas de la Gran Vía en su segunda fase.

Cuando se cumplen dos meses de trabajos entre la calle Venezuela y Plaza de España, el céntrico vial ha dicho adiós de forma definitiva a su antiguo y característico bulevar central.

El terreno ya se encuentra completamente explanado e incluso se pueden observar los agujeros en los que se instalará la maquinaria de este nuevo tramo de 150 metros lineales.