Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los "simpas" en las gasolineras, a la orden del día por la escalada de precios

Estaciones de servicio de la ciudad sufren la picaresca de los conductores | Se van sin pagar tras repostar o alegan que el empleado les ha echado más carburante del que solicitaron

Estación de servicio Boullosa y Estévez, en Lavadores, que ha sufrido varios “simpas”. José Lores

“Cada vez la gente le echa más morro”. Esta frase sale de la boca de uno de los encargados de una céntrica gasolinera de la ciudad. Y es algo que suscriben la mayoría de los responsables de estaciones de servicio de Vigo desde hace unas semanas, precisamente desde que el precio de combustible empezó a dispararse y tanto la gasolina como el diésel batiesen todos los récords históricos. En este tiempo ha aumentado considerablemente la cantidad de conductores que han hecho lo que se conocen popularmente como simpas, es decir, irse sin pagar tras repostar.

Hemos tenido varios casos últimamente, y es un algo que está afectando a toda Galicia. La gente está más sensible de lo normal debido a los precios, y al final lo pagamos nosotros. Hace poco por ejemplo un hombre de más de setenta años de Ponteareas que se había ido son pagar ya de varias gasolineras de la zona lo hizo aquí y nos culpó diciendo que le pusimos más gasolina que la que había pedido y se negó a abonarla”, explica Manuel Boullosa, responsable de la estación de servicio Boullosa y Estévez, en Lavadores.

Este es uno de los modus operandi más habituales: alegar que el empleado ha puesto más litros de carburante de los solicitados y decirle al responsable de cobros que solo le pagará lo que en teoría le pidió. “Uno echó cuarenta euros y dijo que solo había pedido veinte, y solo estaba dispuesto a pagar eso”, recuerda Boullosa. Otra de las formas más habituales para intentar irse sin pagar es arrancar directamente después de que el empleado acabe de repostar e incluso que el cliente diga directamente que no tiene dinero.

“Nosotros por ejemplo cobramos directamente en el coche. Pues ya nos ha pasado que el conductor dice no tener efectivo, la tarjeta sale rechazada y nos culpa a nosotros diciendo que el TPV falla. Al ser cantidades tan pequeñas no suele merecer la pena llamar a la Policía, pero las pérdidas de dinero se van acumulando porque esto se está convirtiendo en algo muy habitual. Esta semana ya llevo varios casos de gente que se va sin pagar”, asegura Nati Zurdo, responsable de la gasolinera Oleno, una de las estaciones de servicio de bajo coste que tiene mayor clientela y que está ubicada en la carretera de Camposancos. Zurdo explica además que el fenómeno de los simpas se acentúa especialmente a finales de mes, como ocurrió la semana pasada, en los últimos días de marzo. Y se dan tanto en casos de conductores de vehículos convencionales (turismos, todoterrenos) como de motocicletas. Ya ha habido situaciones en los que algún trabajador de alguna estación de servicio o incluso el propio encargado salieron detrás del conductor que quiso irse sin pagar.

Las gasolineras llevan ya tiempo incrementando la vigilancia para intentar evitar los simpas. En las dos estaciones de servicio ubicadas a ambos lados de la Travesía de Vigo, por ejemplo, los empleados que se encuentran dentro de la tienda para cobrar a los conductores están comunicados mediante interfono con los trabajadores que están fuera poniendo gasolina para avisarles de cuando un cliente ha pagado. “Es la forma que tenemos de intentar evitar que la gente se vaya sin pagar”, explica Marco Gutiérrez, responsable de estas dos estaciones de servicio.

Hay que recordar que desde la semana pasada entraron en vigor las bonificaciones aprobadas por el Gobierno que supone un ahorro para los conductores de veinte céntimos por litro, un descuento que se aplica en el momento de abonar en caja el repostaje.

Compartir el artículo

stats