La empresa concesionaria que gestiona la Autopista del Atlántico (AP-9) cerró el ejercicio de 2021 con sus mayores beneficios en una década. Nada menos que 50,7 millones de euros, casi un 20% más que antes de la pandemia y firma su sexto mejor año desde que se creó en 1979. Lo ha hecho, además, el mismo año que multiplica sus subvenciones públicas.

Audasa obtuvo 14,8 millones de euros por la bonificación del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que se basa, principalmente, en la gratuidad de todos los trayectos de vuelta pagados con el dispositivo de telepeaje que se realicen en un plazo máximo de 24 horas.

Autopistas del Atlántico se hace con estos beneficios millonarios, que serán íntegramente repartidos en dividendos, a pesar del desplome del tráfico fruto de las restricciones de la pandemia. Tanto es así que por la AP-9 transitaron cerca de un 10% menos de coches de media que durante 2019, último año cuyos datos no están distorsionados por los efectos de la COVID-19. En cambio, los beneficios fueron similares: apenas tres millones más.

Las cuentas millonarias de Audasa en la última década Hugo Barreiro

En 2021, la intensidad media diaria de la autopista fue de 22.369 coches, alrededor de un 12% más, eso sí, que en el año anterior, donde más limitaciones hubo. Según los datos que ahora hace públicos la concesionaria, el tramo Rande-Teis sigue siendo, con una diferencia abismal, el de mayor tráfico de toda la AP-9: 60.869 vehículos cruzan la ría diariamente.

La compañía integrada en el Grupo Itínere ha hecho públicas este lunes las cifras de recaudación, que la Autopista del Atlántico cerró con una subida de 27,5% respecto al año anterior. Así, la caja por peajes se acercó a los niveles previos al COVID y solo un 2,1% por debajo de los 153,4 millones de 2019. Respecto a 2020, año marcado por las restricciones de la pandemia, Audasa obtuvo 22,4 millones de euros más en peajes.

Pendientes de Europa

El pasado septiembre, la Unión Europea consideró ilegales las dos prórrogas que los gobiernos de Felipe González y José María Aznar ejecutaron en los años 1994 y 2000, respectivamente. Desde la asociación de consumidores afectados por los peajes de la Autopista del Atlántico, En Colectivo, han afeado en varias ocasiones la “opacidad” de Transportes en todo lo relacionado con el proceso de justificación de la prórroga ilegal.

De hecho, la ministra Raquel Sánchez informó a finales de enero de que se habían emitido las alegaciones que justificarían sendas prórrogas, pero que esa información es “reservada” y que habrá que esperar para saber “cómo finaliza este expediente”. En caso de que se expediente se resuelva en su contra, en su cuenta de resultados, Audasa avisa que bregará por su supuesto “derecho a ser debidamente indemnizada”.