Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo rescata una parte de su esplendor barroco del siglo XVIII

Alumnos de la Escola de Conservación e Restauración de Bens Culturais recuperan la Virgen de piedra policromada que presidía la desaparecida capilla de Santa Rita

Los alumnos limpian la superficie de la escultura de piedra.

El desarrollismo de los años 60 se llevó por delante la antigua capilla de Santa Rita para erigir en su lugar el actual templo de San Xosé Obreiro. Construida en 1720 por encargo de la “hidalga” familia de Montes Piñeiro, estuvo enmarcada durante siglos por una escalinata, un cruceiro y un olivo. Pero nada se conserva ya de aquella estampa y en las fotografías antiguas apenas se distingue laVirgen de la Asunción que presidía su fachada. Depositada durante años en el Museo Catedralicio de Tui, la talla policromada empieza ahora a recuperar su esplendor y parte de los abundantes restos de color de su manto gracias a los alumnos de la Escola Superior de Conservación e Restauración de Bens Culturais de Galicia.

La capilla, poco antes de su demolición, durante la construcción del Hospital Xeral

La capilla, poco antes de su demolición, durante la construcción del Hospital Xeral Archivo Pacheco

“Es muy bonita y, aunque no se trate de una obra cumbre, está bien tallada por su autor, cuyo nombre desconocemos. El manto es grande y posee muchos pliegues. En estas partes es donde ha conservado la policromía, porque la pieza, al encontrarse en la fachada, estaba muy expuesta a la lluvia y a otras amenazas”, explica la estudiante Iria Cabrera, que ha iniciado los trabajos de limpieza y recuperación junto a su compañero Marcos Domínguez.

La intervención está dirigida por la profesora Cristina Montojo y se lleva a cabo dentro de la asignatura Taller de Restauración, que se imparte en tercer curso en la especialidad de escultura. Y la idea es que más alumnos participen de forma rotatoria en los distintos procesos.

La talla policromada.

La talla policromada. Cedida

La talla de granito de la antigua capilla de Santa Rita, también conocida como de San Honorato, llegó a los laboratorios de la escuela pontevedresa a finales de febrero y los estudiantes han llevado a cabo de forma paralela las labores de limpieza y de reparación de la policromía.

“Esto conlleva una gran complejidad y tenemos que ir con mucho cuidado, porque los productos que se utilizan para limpiar también pueden eliminar la pintura. Tenía bastantes capas de suciedad y cuando parecía que ya estaba limpia empezaron a aparecer manchas verdes porque también había un biodeterioro causado por algas. Y además hemos descubierto unas zonas negras que son costras de sulfatación y estamos estudiando el mejor método para eliminarlas”, apunta Cabrera.

Trabajos en el taller. Cedida

Las pruebas realizadas por un laboratorio privado italiano constataron en las muestras enviadas la presencia, por este orden, de un pigmento rojo ocre rico en óxido de hierro, de blanco albayalde y probables trazas de zinc y, por último, de azul de Prusia.

“El rojo ocre es una especie de preparación que iba debajo del color definitivo. Muchas piezas de granito que se pueden encontrar hoy en las iglesias gallegas ya solo conservan este color, pero originalmente esas partes estaban pintadas de color azul porque coincidían con los mantos”, señala Cabrera.

Los estudiantes han encontrado además otra capa azul en la policromía que van a analizar para determinar los elementos que la componen gracias al equipamiento de espectroscopía raman y estratigrafía que posee la escuela.

Imágenes de los pigmentos. iria cabrera

Hasta ahora, la Virgen de la Asunción ha permanecido tumbada mientras los alumnos le devolvían parte de su vigor original, pero en breve necesitarán ayuda para izarla de nuevo –tiene una envergadura de alrededor de metro y medio– y empezar a limpiar y analizar la parte trasera.

Durante todo este proceso en el taller, los estudiantes implicados deben ir documentando cada paso para registrar los hallazgos y justificar los métodos elegidos para retirar la suciedad del granito y rescatar la policromía.

Exposición en Tui

Una vez que finalicen las labores de restauración, la pieza volverá a Tui y probablementes será expuesta en el Museo Diocesano. “Será un orgullo para nosotros. Y es bueno que se conozca nuestra profesión y que tenga más visibilidad”, reivindica Cabrera.

Imagen de la desaparecida capilla de Santa Rita. Archivo Pacheco

La Escola Superior de Conservación e Restauración de Bens Culturais de Pontevedra, dependiente de la Xunta, es el único centro oficial en Galicia y el segundo más antiguo de España. Y no solo forma a las nuevas generaciones de profesionales, sino que, como ocurre con esta Virgen de la Asunción, contribuye de forma altruista al renacer del patrimonio cultural de nuestra comunidad.

Gracias a su trabajo, Vigo conservará al menos una parte de aquella antigua capilla en el barrio de Couto que llegó a albergar una de las romerías más concurridas de la ciudad en honor a Santa Rita y cuyo derribo en 1962 fue tildado de “realmente lamentable” por el arquitecto Jaime Garrido en su conocido libro “Vigo, la ciudad que se perdió”.

Compartir el artículo

stats