Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas de los parques de Zona Franca invirtieron más de 100 millones en tres años

La pujanza del sector del automóvil, detrás del buen dato | El Consorcio también destinó 48 millones a actuaciones en sus cinco polígonos, sobre todo en Porto do Molle y Balaídos

Regades visita las obras de las catorce nuevas naves del Consorcio para alquilar en Porto do Molle.

Los cinco polígonos de la Zona Franca en Vigo, Porriño y Nigrán -a los que hay que sumar una parte de la Plisan en colaboración con la Xunta y el Puerto en Salvaterra- son uno de los mejores indicadores de la marcha de la economía de la comarca. Y por primera vez en muchos años, no hay huecos libres. La ocupación es total. A esto hay que sumar el buen estado de sus inquilinos. En los últimos tres años, según confirmaron fuentes del consorcio que pilota David Regades, la inversión de las empresas asentadas en los parques de Bouzas, Balaídos, Valadares, A Granxa y Porto do Molle ha superado de largo los 100 millones de euros, a los que hay que añadir casi otros 50 que ha inyectado la propia Zona Franca en distintas actuaciones de mejora y humanización.

Detrás de este abultado volumen de inversiones está el tirón de la industria local, en especial, del automóvil, que pese al impacto de la pandemia primero y a la escasez global de microchips después, lleva dos años rozando el medio millón de coches al año, con la factoría viguesa de Stellantis como el gran exponente del sector, del grupo y de España. Aunque la factoría que dirige Ignacio Bueno no suele facilitar datos de su inversión, solo con la renovación de útiles y equipamiento cada año destina decenas de millones para mejorar su operativa. Y siguiendo la estela de Stellantis, la gran mayoría de los fabricantes de componentes de automoción, la mayoría de los cuales están implantados en polígonos estatales.

Por parte del Consorcio, el grueso de los 48 millones de euros invertidos en el periodo 2019-2021 se ha centrado en operaciones inmobiliarias, seguido por el inmovilizado material, suelo industrial y participaciones en el capital de empresas (bien directamente o través de su sociedad de capital riesgo, VigoActivo).

La falta de suelo para empresas es un problema histórico del municipio vigués. De hecho, de los más de 4 millones de metros cuadrados que gestiona la Zona Franca en actualidad, no llegan a 2,5 millones los que se encuentran en el término municipal, entre Balaídos (1 millón de m2), Bouzas (160.000 m2) y el Parque Tecnológico y Logístico (1,1 millones), que en los próximos meses será ampliado en unos 200.000 m2 pero para uso comercial. El resto se encuentra fuera de Vigo: en A Granxa, Porriño (933.000 m2), en Porto do Molle, Nigrán (1 millón de m2), y en la Plisan, todavía en fase de desarrollo.

El hecho además de que los polígonos vigueses se encuentren prácticamente al 100% de ocupación ha llevado a empresas importantes a tener que buscarse emplazamiento fuera de Vigo; en el mejor de los casos, en polígonos de la comarca, y en el peor, en el norte de Portugal.

El Consorcio quiere evitar que haya nuevas fugas de capital y, de acuerdo con el Concello, encargó a una empresa externa la localización de bolsas de terreno dentro del término municipal vigués para incluirlas en el PXOM como suelo industrial. ¿El resultado? A la actuación ya prevista en Balaídos hacia Matamá, se ampliará por segunda vez el Parque Tecnológico y Logístico (PTL) de Valadares, se dará continuidad al de Pasaxe (Vincios y Zamáns) hacia la parte olívica (A Garrida) y se crearán dos nuevos polígonos: uno en el entorno del campus universitario, para apoyar a las nuevas compañías de base tecnológica, y otro cerca del aeropuerto, para aprovechar el potencial de las firmas de logística que operan a través de Peinador.

A Garrida es por ubicación quizá la más interesante para la industria del automóvil, ya que se encuentra relativamente cerca de PSA y a medio camino entre Vigo y Porriño, a la vez que da continuidad a un polígono que también prevé crecer como es el de A Pasaxe, donde se ubican multinacionales automovilísticas de la talla de Borgwarner Emissions Systems (que precisamente deslocalizó parte de su producción a Portugal hace años al no poder crecer hacia la zona de A Garrida) o Plastic Omnium, o importantes firmas del metal como Ferri o Ganain, entre otras.

Compartir el artículo

stats