Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Extremadura adelanta a Galicia en su conexión de Alta Velocidad con Portugal

El tramo Évora-Elvas de la línea a Lisboa estará en funcionamiento el próximo año, siendo los primeros 90 kilómetros de la red lusa

Construcción de un viaducto en la línea de Alta Velocidad entre Extremadura y Lisboa LINHAS DE ELVAS

La mejora de las conexiones ferroviarias ha sido una promesa recurrente en las cumbres entre España y Portugal desde comienzos del nuevo milenio. Pese a que Galicia veía con esperanza los últimos compromisos adquiridos, la línea que unirá Extremadura con Lisboa le tomará la delantera el próximo año con la apertura de la nueva vía entre Évora y Elvas en el corazón del Alentejo.

Estos 90 kilómetros suponen la primera línea de Alta Velocidad del país vecino y lo hace lejos de los dos ejes que hasta ahora se habían señalado como prioritarios: el que uniría la capital con Oporto y su continuación hasta Galicia.

El tramo compatibilizará servicios de pasajeros a 250 km/h con trenes de mercancías de hasta 750 metros y llega tras una inversión de 422 millones de euros.

Nueva Línea de Alta Velocidad entre Lisboa y Vigo, cruzando Oporto por el aeropuerto Francisco Sá Carneiro Simón Espinosa

Su puesta en marcha en 2023 se unirá a la del Plasencia-Badajoz de este verano; aunque los 20 kilómetros entre la capital pacense y la frontera lusa carecen todavía de proyecto. No obstante, hay que tener en cuenta que aún no está decidida la llegada del AVE a la capital portuguesa, en la actualidad se hace a muy baja velocidad a través del puente 25 de Abril.

Este mismo mes de enero, Infraestructuras de Portugal publicaba un informe técnico sobre la integración del tren de Alta Velocidad en Oporto. En él avanzaba la construcción de un nuevo puente sobre el Duero y una inversión de casi 500 millones de euros para extender la línea hasta el Francisco Sá Carneiro.

Esta solución convertirá la estación de Campanha en pasante y convertirá al aeropuerto en la terminal mientras no se resuelva el nuevo trazado hacia el norte. Esta línea, de la que se podrían reutilizar los estudios caducados hace una década, debe estar lista antes del 2040 según las exigencias de la Unión Europea.

Salida sur de Vigo y conexión con Braga

Aunque no haya máquinas trabajando sobre el terreno no quiere decir que no se avance. El pasado 26 de octubre se licitaba el estudio de alternativas para la salida sur de Vigo por 300.000 euros para que en un plazo de 12 meses diera solución a las cuentas pendientes de la ciudad en materia ferroviaria.

Por una parte, el convertir la estación de Urzáiz en pasante y maximizar el uso del Centro Comercial e intermodal de Vialia. A su vez, se estudia la posibilidad de conectarla con la terminal de Guixar e incluso crear un nuevo ramal hacia los muelles de Bouzas, una solución demandada por la Autoridad Portuaria y a la que el Concello, de momento, se opone.

Después aún restarían otros 20 kilómetros desde Porriño sobre los que no hay ni proyecto ni plazos.

El eje ferroviario Vigo-Oporto-Lisboa

El eje ferroviario Vigo-Oporto-Lisboa

El primer tramo después del río Miño era una de las prioridades en el Plan Nacional de Infraestructuras 2030. El gobierno de Antonio Costa cifraba en 900 millones de euros la inversión necesaria para una línea con velocidades máximas de hasta 250 kilómetros por hora.

El recientemente reelegido presidente avanzaba tras una reunión con Alberto Núñez Feijóo en mayo que dichas obras no comenzarían hasta el 2025. Una de las cuestiones clave a resolver antes de esa fecha será la integración de la línea en Braga; ya que actualmente la estación es en fondo de saco.

Desde la localidad de Nines también quedaría pendiente de resolver el trazado hacia el aeropuerto del área metropolitana de Oporto.

Compartir el artículo

stats