Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La estrategia para evitar el impago de cuotas en las comunidades de vecinos: cambiar de tarifa eléctrica

Un vecino de Vigo entra en el portal del edificio en el que vive. Alba Villar

Las comunidades de vecinos han empezado a moverse para hacer frente a la desorbitada factura de la luz que tanto les está castigando. Desde que el kilovatio empezó su subida imparable, administradores de fincas de la ciudad iniciaron los movimientos para intentar cambiar de compañía eléctrica y que así los gastos comunes de los inmuebles no repercutan tanto en el bolsillo de los residentes. La apreciación general es que están “huyendo” de las grandes suministradoras de luz para irse a compañías más pequeñas que ofrecen mejores tarifas. “Era necesario combatir la subida desbocada de la luz. Aunque cada vecino en su casa obviamente elige a quién contrata la luz, a nivel de comunidad consideramos necesario buscar los mejores precios”, explica Roberto González, administrador de fincas en Segurcom, que está al frente de unas 150 comunidades de vecinos en la ciudad.

El objetivo es evidente: conseguir un ahorro en la factura especialmente en tiempos de pandemia, cuando muchas familias siguen ahogadas a nivel económico. Lo que se busca concretamente es evitar tener que subir las cuotas que los propietarios pagan en concepto de comunidad y que no aumente la morosidad de los residentes, lo que podría repercutir en el funcionamiento general de los edificios de viviendas. Los cambios de suministrador eléctrico siempre tienen que contar con la autorización de la junta de propietarios, que habitualmente está de acuerdo y que permitirá ahorrar costes.

Varios administradores de fincas de la ciudad concuerdan en que de momento la morosidad está “contenida”, precisamente por la apuesta de muchos de ellos de buscar las tarifas más beneficiosas para las comunidades de vecinos. Habrá que ver si esa contención es sostenida en el tiempo. Porque el Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Galicia (Coafga), ha alertado de un incremento de los retrasos en los pagos en el conjunto de Galicia, a lo que atribuyen el aumento progresivo de los precios del gas y la luz y las derramas que ha habido que realizar para poder pagar las facturas. Y es que aunque hay cierta libertad a la hora de contratar con una u otra compañía en el mercado eléctrico, en lo que respecta al gas la situación es más complicada. Y es que las comunidades de propietarios con calefacción centralizada se consideran grandes consumidores, por tener un consumo igual o superior a los 50.000 kilovatios anuales, por lo que solo pueden contratar el suministro de gas en el mercado libre, no pudiendo elegir el regulado, “que es más flexible”. Esto es, se les aplica la tarifa reservada a uso industrial, pese a que el destinatario final de ese servicio es el usuario de una vivienda, que tiene como principal finalidad la habitabilidad y el confort del hogar.

Los administradores de fincas colegiados recuerdan que, como ocurre con la electricidad, en nuestro país existe un mercado libre y otro regulado, conocido como TUR -tarifa de último recurso-, al que únicamente, en el caso del gas, pueden acceder los pequeños consumidores particulares o los que accedan a las redes de gas con un consumo máximo de 50.000 kilovatios anuales (consumo de gas y calefacción individual).

Se calcula que las tarifas de TUR, en el mercado regulado, subirán a lo largo de este mes de enero una media de un 5%, aunque en las revisiones trimestrales posteriores –esta tarifa se revisa el 1 de abril, julio y octubre de cada año- se irá absorbiendo la deuda generada hasta la fecha, pudiendo aplicarse el límite habitual del 2%.

Pero las comunidades de propietarios, apuntan desde el colectivo, no podrán optar a esta tarifa, porque obligatoriamente tienen que vincularse al mercado libre ibérico del gas, que en el mes de diciembre oscilaba en el 95,50 megavatio/hora (Mwh), precios a los que hay que sumar el peaje y la comercializadora –en torno a 20-, esto es, 115€/Mwh, o lo que es lo mismo 0,1155/Kwh, muy por encima por tanto de los 0,042 Kwh vigentes para la tarifa TUR establecida por el Gobierno para el mercado regulado. Es por eso que desde Coafga se reclama al ejecutivo central que permita a las comunidades de propietarios que puedan cambiar su tarifa de gas o, a menos, que reduzca el IVA de este suministro al igual que se ha hecho con la luz.

Compartir el artículo

stats