Vigo recibió este jueves en la terminal de Bouzas al Auto Advance, primer Ro-Ro híbrido del mundo movido por gas natural licuado y baterías. El nuevo buque que ha sido entregado por astilleros chinos al armador noruego UECC hace apenas dos meses, atracó dentro de su primer viaje comercial procedente del puerto noruego de Drammen, para embarcar 2.000 coches fabricados en las factorías viguesas de Stellantis, así como una partida de embarcaciones deportivas, que tienen como destino los puertos de Zeebrugge, Goteborg y Drammen según datos facilitados por Bergé Marítima.

El Auto Advance marca un hito en la navegación del tráfico Ro-Ro gracias a su tecnología híbrida, que unida al diseño de su casco optimizado para una mejor eficiencia del combustible, permitirá a la nueva embarcación superar el requisito de la OMI (Organización Marítima Internacional) de reducir las emisiones de carbono en un 40% antes de 2030. El nuevo buque es el primero de una serie de tres unidades gemelas de construcción china, esperándose que las dos restantes sean entregadas durante el presente año.

Estas embarcaciones que están llamadas a ser las más respetuosas con el medio ambiente del mundo en su clase, miden 169 metros de eslora por 28 de manga y pueden transportar hasta 3.600 coches repartidos en 10 cubiertas. Su armadora, UECC es uno de los principales clientes que operan en la terminal boucense del puerto vigués. Tiene su sede en Oslo y opera actualmente una flota de 17 transportes puros de cargas rodadas, que se despliegan en el mercado europeo de corta distancia. El presidente del Puerto vigués, Jesús Vázquez Almuiña, dio la bienvenida oficial al capitán de la novedosa embarcación con el protocolario intercambio de metopas.