Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mira Vigo

El ateneo trae la memoria de los vigueses del holocausto

Fernando Franco

Qué mejor que hoy, Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, para la charla que organiza el Ateneo Atlántico de Vigo, a las 19 h. en la biblioteca de la Escuela de Artes y Oficios. La historiadora María Torres Celada tiene registrados, cuando menos, a quince vigueses entre los más de dos centenares de gallegos que lo sufrieron y será precisamente ella quien asuma la tarea principal de la charla sobre vigueses deportados a los campos nazis, pero lo hará acompañada por familiares de víctimas: Pablo Barreiro, sobrino nieto de Domingo Castro Molares, asesinado en el Castillo Hartheim y José González Ferradás, sobrino de José Ferradás Pastoriza, que pereció en el subcampo de Gusen. María Torres Celada, investigadora histórica, especializada en temas relacionados con la memoria, actualmente lleva a cabo una investigación –para un libro– sobre la participación de los vigueses en la II Guerra Mundial (exiliados, deportados a los campos de Europa y del norte de África, combatientes, resistentes, etc.), así como una segunda sobre los deportados de toda la provincia de Pontevedra. En el marco de esta investigación se encuentra esta charla, una de cuyas fechas es el 27 de enero de 1945, cuando los soviéticos liberaron el campo de Auschwitz.

Calaza, en París de druida

Pasó muchos años en París como profesor de Economía en la Universidad de París VIII, también llamada Université de Vincennes à Saint-Denise, y aunque lleve jubilado no pocos su vida sigue teniendo allí una conexión inevitable. Hablo del vigués Pepín Calaza, con el que hablé hace unos días y me dice con su habitual buen humor que anda ejerciendo de gnomo en el Bois de Vincennes , que se ha metido a micólogo, “atávica afición de druidas y gallegos”, y que está recopilando información para escribir un libro, Dios mediante, respecto a la COVID-19. “El mundo llevaba tiempo enfermo de énfasis, ahora también de hipocondría social”, me comentaba desde su casa parisina.

Y Koki en New York de poeta

Y desde New York me escribe el poeta guardés, Koki Álvarez,, esa ciudad en la que vivió y trabajó muchos años hasta que se volvió a su A Guarda natal. Allá vuelve de cuando en cuando y esta vez esperaba presentar en el Instituto Cervantes la antología Viento del norte. Se atascó la cosa por el aumento del COVID y hace unos días esperaba la evolución de los pandémicos acontecimientos para bautizar esta antología con portada del pintor de A Guarda Emilio Baz y que recoge a todos los poetas hispanos que viven y escriben en Nueva York.

Los del Racimo y su feliz librillo. Si hoy os traemos esta imagen, tomada de la portada del librillo editado por los Amigos del Racimo para reunir todas las informaciones publicadas sobre ellos, es por la satisfacción de ver a esta sección en la cabecera del mismo. En esa tasca de San Roque sita en Couto Piñeiro se han reunido vecinos de ése y otros barrios y formado grupos diversos como el de los cantantes corales de Moncho Español, el de los cazadores, el de los miércoles con Pitrini y Mingos... y FARO siempre se hizo eco de esta movida popular.

Compartir el artículo

stats