Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El SMAC se abona a los acuerdos por despido

CONCETRACIÓN DE MIEMBROS DEL SINDICATO CIG FRENTE A LA SECCIÓN DE MEDIACIÓN, ARBITRAJE Y CONCILIACIÓN (SMAC) DE VIGO, PARA DENUNCIAR LA " REPRESIÓN SINDICAL EN HIJOS DE J. BARRERAS " Y PARA DEMANDAR LA READMISIÓN DE RAFAEL PÉREZ, SU MIEMBRO EN EL COMITÉ DE EMPRESA DEL MAYOR ASTILLERO PRIVADO ESPAÑOL, DESPEDIDO EL PASADO 2 DE JULIO.

Uno de los métodos más apremiados en la resolución de conflictos es, sin duda, la mediación. Entre sus peculiaridades destaca la voluntariedad de las partes, excepto en la jurisdicción laboral, donde a la hora de presentar una demanda es obligatorio –no en todos los supuestos pero sí en la gran mayoría– acudir previamente al servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) para tratar, dentro de lo posible, de alcanzar un acuerdo con las partes.

Despidos

El año pasado, este servicio celebró más de 3.000 actos de conciliación, de los cuales un total de 1.976 fueron motivados por despidos. En ellos, tanto la empresa como los trabajadores llegaron a un índice de acuerdos del 67%, evitando por lo tanto que más de 1.320 despidos terminasen judicializados en una sala de vistas.

Acuerdos

Esta situación de avenencia se desequilibra notablemente con respecto al total de los actos de conciliación celebrados. En concreto, a lo largo del 2021 fueron 3.116 los celebrados, 3.078 de carácter individual y 38 de tipo colectivo. Así, de las primeras, se llegó a un acuerdo solo en la mitad de los casos (1.527), mientras que en las grupales solo se alcanzó conformidad en una ocasión; las 37 restantes derivaron en una demanda judicial. “Es complicado poder llegar a un acuerdo; muchos prefieren que sea una sentencia la que arregle el conflicto”, describe el abogado y también mediador Daniel Diz.

Aumento de conciliaciones

Reconoce, a título personal pero coincidente con los datos estadísticos de la Consellería de Emprego de la Xunta –de quien depende este servicio–, que el número de actos de conciliación celebrados en Vigo aumentó desde el inicio de la pandemia en torno al 10-15%. “El aumento de la litigiosidad es claro. Las empresas quedaron en una situación muy compleja, con retrasos en los pagos, deudas o necesidad de despidos que se tradujo en eso, una mayor litigiosidad”, amplía el letrado Daniel Diz.

Requisito obligatorio

Este servicio de mediación es un requisito obligatorio en reclamaciones laborales como la reclamación de salarios o impugnación de despidos, estando exentos de dicho trámite los casos de movilidad, vacaciones o la misma conciliación de horarios.

Presentada papeleta de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación, la misma puede terminar en acuerdo –sin posterior necesidad de ratificación ante el juez o tribunal– o sin avenencia, lo que necesariamente abocaría a la vía judicial.

Mediación civil

Este carácter principalmente obligatorio del SMAC no siempre está detrás de las mediaciones. La abogada María Sarabia, del despacho Sarabia Abogados, explica que precisamente el éxito de este modelo de resolución de conflictos, tanto en el ámbito laboral como civil o mercantil, debería residir en la voluntariedad. “Todas las partes que llegan a una mediación logran una mayor comunicación, se logra establecer un diálogo que antes que veía imposible y le relaja el conflicto; no siempre se soluciona pero sí se alivia y pueden llegar al juzgado mucho más relajados”, explica la letrada.

Dos tipos de mediaciones

Sarabia destaca dos tipos de mediaciones, por un lado la extrajudicial –que puede ser instada por cualquier parte en cualquier momento de forma “privada”– y la intrajudicial. “El conflicto no se va a solucionar con una sentencia, en muchas ocasiones la relación laboral o familiar va a continuar y ahí las partes están obligadas a entenderse”, defiende la abogada.

Herencias y sucesiones

Explica que las relaciones de familia, procesos hereditarios o incluso sucesiones en empresas son dos tipologías donde la mediación tiene una gran utilidad. “Por ejemplo, tras una fallecimiento los herederos asumen el negocio y para evitar el cierre es conveniente una relación conveniente, la repartición de la misma puede realizarse a través de la mediación, ya que una sentencia solo resolvería la forma del asunto, pero no el fondo, no la relación”, concluye María Sarabia.

Compartir el artículo

stats