Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ría de Vigo, un patio de juegos inesperado para el delfín común

Una manada de esta especie océanica que pocas veces se adentra en aguas interiores sorprende por su presencia y sus piruetas ante las cámaras

Delfines comunes en la Ría durante los últimos días. | FOTOS: MANUEL E. GARCI_IIM CSIC

Una manada de delfines comunes ha convertido la Ría de Vigo en su particular patio de juegos en los últimos días regalando sus acrobacias a quienes tienen la fortuna de cruzarse con ellos. La especie Delphinus delphis es oceánica y no suele adentrarse en aguas interiores para evitar a los arroaces –Tursiops truncatus–, pero ésta ha sido una de esas raras ocasiones en las que se aventuran más cerca de la costa en busca de alimento y ante la ausencia de su competidor.

“Se non están os arroaces entran facilmente para comer e pode que estén chegando bancos de peixe miúdo. Os arroaces estarán máis adentro ou noutra ría, pero onde está o golfiño común seguro que non”, explica Alfredo López, bióloga de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma).

El tiempo soleado de estos días no tendría ninguna relación con su presencia, añade López, pero sí está permitiendo disfrutar de las piruetas de estos juguetones visitantes y tomar espectaculares fotografías como las que acompañan esta información.

Investigadores del CSIC fotografían a los delfines. Manuel E.Garci_IIM CSIC

Su autor es Manuel E. Garci, biólogo del Instituto de Investigaciones Marinas-CSIC, y fueron tomadas la semana pasada cuando un grupo de trabajo regresaban de Cíes. “Es fácil verlos en la cara exterior de las islas, pero dentro de las rías no es habitual. El mar estaba muy tranquilo y luminoso y los ejemplares más pequeños estaban muy contentos y hacían muchas cabriolas. Los adultos permanecían más tranquilos. La manada estaba muy dispersa, pero suelen desplazarse juntos entre 20 y 30 individuos”, explica.

El grupo de investigadores del IIM se desplazaron en tres ocasiones a Cíes, donde tienen fondeada una red de telemetría acústica desde 2019, para realizar labores de mantenimiento y descargar los datos de los sensores.

Los trabajos se desarrollan dentro de un proyecto coordinado por Alexandre Alonso, del grupo de Ecología y Recursos Marinos, y que sigue la línea de dos iniciativas anteriores, TAC y DESTAC, que contaron con el respaldo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica.

“Estamos muy contentos y ahora estamos ampliando la red con boyas que ya están activas. Volvíamos de Cíes cuando coincidimos con los delfines”, comenta Alonso

Acrobacias de delfines en la Ría

Acrobacias de delfines en la Ría Manuel E. Garci_IIM CSIC

El encuentro se produjo tras abandonar las aguas protegidas del Parque Illas Atlánticas, concretamente, en el banco de Melide. Otra circunstancia que confirmaría la presencia de los delfines comunes en busca de presas.

“Se alimentan de especies pelágicas como el jurel y la sardina. Y estos días en las plazas hay venta de jurel y también se puede comprobar en las descargas de la plataforma Pesca de Galicia. El banco de Melide es una zona de roca y el jurel suele asociarse a este tipo de hábitats”, apunta Manuel E. Garci.

Además de los científicos del IIM, también la tripulación de un barco de Mar de Ons se encontró con la juguetona manada el pasado sábado cuando regresaban de Cíes.

El delfín común es muy abundante en Galicia y pueden observarse grupos grandes lejos de la costa y fuera de la plataforma. Son fácilmente reconocibles por su característica banda amarilla o de color canela en el costado y pueden alcanzar los 2,3 metros de longitud y un máximo de 200 kilogramos. Una envergadura menor que la del arroaz, que casi le dobla en tamaño y cuya presencia evitan.

Compartir el artículo

stats