“Es de una gravedad extrema e intolerable que no quiera la autovía de Vigo a Porriño en túnel. Advierto a la ciudad: es lo más grave que ha sucedido en muchos años”. Así resumió el alcalde, Abel Caballero, la posición del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en su reunión celebrada el pasado viernes con la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. El regidor acusó al titular autonómico de “querer dañar” a la ciudad y aseguró que esta infraestructura “se va a hacer” a pesar de la voluntad de Feijóo, que apuesta por “quitar el peaje a la autopista entre la zona alta de Vigo y Tui para poder ir Vigo-Porriño en autopista”, una “propuesta demencial”.

“Vigo es la única gran ciudad de España que no tiene acabada la autovía para ir a Madrid. De hecho, entre Vigo y Porriño, no hay autovía, sino una vía de alta capacidad con limitaciones de 60 km/h en una parte importante con un trazado dificilísimo que ralentiza la velocidad y produce accidentes, por tanto, no hay autovía desde Vigo a Madrid, sí desde Porriño. Esta grave laguna está siendo resuelta por el Gobierno, ya involucrado en el estudio para hacer el trazado en túnel”, defendió Caballero antes de señalar que “las ventajas son tan conocidas que no merece la pena reiterarlas”.

El alcalde destacó que la ciudad “demanda esa autovía en túnel, que saldría de Baruxáns para ir hasta Porriño y enlazar con la autovía a Madrid. “La paga íntegramente el Gobierno de España. Feijóo, intolerablemente, se opone a que nos la hagan; le tiene que explicar a la ciudad por qué se opone. Todas las alertas están levantadas. Es un ataque frontal sin precedentes. Para él, Vigo, tiene que tener paradas todas las obras porque no es Galicia. Es la primera vez que un presidente autonómico le dice al Gobierno de España que no quiere que se haga una gran infraestructura en su territorio”, indicó.

En su valoración al encuentro entre Feijóo y Raquel Sánchez, Caballero también quiso agradecer y reconocer al Gobierno que, “por primera vez, se tome en serio que Vigo no tiene la autovía Vigo-Madrid acabada” y le afeó al presidente gallego que su alternativa sea ir “por la vieja e imposible vía de gran capacidad hasta Puxeiros, desviarse en el alto de Puxeiros, coger la autopista hasta Porriño y retroceder para enlazar con la autovía a Madrid desde Porriño”. “Es un escándalo. Quiere dejar a Vigo sin autovía, y esto es gravísimo, porque la paga el Gobierno. La ministra ya no le contestó, ni siquiera se lo tomó en serio. Si le quitan el peaje al tramo de la autopista, nos parece bien, pero esa no es la cuestión. Para A Coruña y Santiago, quiere la autovía, pero no para Vigo”, apostilló.

Caballero, además, lamentó que Feijóo no haya planteado, de nuevo, el Vigo-Ourense en tren por Cerdedo: “Es la ministra la que le dice que no está en cuestión, que se está haciendo y va a continuar”. Añadió que, mientras gobernó el PP, el actual presidente autonómico “jamás habló de la salida sur ferroviaria y, siendo conselleiro de Infraestruturas, se iba a meter el tren a Vigo en superficie, imposibilitando la salida sur”. “Llegué yo a la Alcaldía y logré que el tren fuera en túnel”, recordó, a la vez que criticó a la Xunta por oponerse también a la Biblioteca del Estado en Vigo.

Estación de autobuses

Fuentes del Concello, en respuesta a la postura pronunciada por la Xunta de Galicia, defienden que la idea de la entidad local para la futura estación de autobuses podría traducirse, además de en zona verde, en un parquin subterráneo “para los vecinos”, pero “no tendría la nomenclatura de disuasorio”: “La competencia para determinar los usos del suelo es exclusivamente municipal, solo hay que respetar cuestiones que están por encima del planeamiento municipal, y no es este caso”.