Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Lisboa para descubrir (aún más) a Enrique X. Macías

Roberto Oliveira estará hasta el 10 de abril en la capital lusa para restaurar 112 bobinas de magnetofón del compositor vigués

Roberto Oliveira, músico e investigador

Desde el pasado 10 de enero hasta el 10 de abril, el músico e investigador del grupo Organistrum de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) e investigador colaborador del Centro de Estudos de Sociologia e Estética Musical–CESEM de la Universidade Nova de Lisboa (UNL) Roberto Oliveira, de Salceda de Caselas, estará sumergido en la creación que ha legado el compositor Enrique Xerardo Macías Alonso, nacido y finado en la ciudad olívica (1958 - 1995), en Lisboa. Se trata de 112 bobinas de magnetofón con materiales sonoros. Son los elementos que le quedan por digitalizar si no aparece más documentación: hasta el momento, ha completado la digitalización de casi 5.000 documentos -cintas de caset, VHS, CD, vinilos, partituras manuscritas y editadas, bocetos o correspondencia con compositores de medio planeta-, catalogados parcialmente. Los ha localizado en el fondo familiar y en fondos nacionales e internacionales.

“Fruto de esta documentación, he registrado casi un centenar de títulos de piezas musicales y conservo partituras del casi el 75% del material”, explica a FARO. Este proyecto se enmarca en sus estudios de doctorado en la Universidad de Santiago de Compostela. “Estoy realizando una tesis sobre el análisis de sus materiales electroacústicos. Macías fue el primero en componer música con manipulaciones electrónicas en Galicia. Este es mi tercer año, pero, un par de años antes, empecé a investigar sobre él y a recopilar datos e información antes de tener acceso al fondo familiar en casa de su hermano en Vigo y en la de su hermana en Gondomar”, apostilla.

A raíz de sus investigaciones, contactó con un amigo del compositor vigués en Lisboa que tiene unas bobinas de magnetofón con materiales sonoros. “Presenté proyecto a la USC para restaurarlas y digitalizarlas. Hablando con la familia, me comentaron que había cosas que estaban en Lisboa, en casa de un compositor y muy amigo de Macías, Miguel Azguime, portugués. Contacté con él y me confirmó que tenía ciertos materiales. Estuve en su casa a finales del año pasado viendo el material que tiene para hacer un organigrama y regresar más tarde”, comenta.

Con esta estancia en tierras lusas, cofinanciada por el concello de Salceda de Caselas, la productora ONME Gestión Cultural SL y el grupo Organistrum de la Universidad de Santiago de Compostela, y supervisada por las profesoras Isabel Pires (UNL) y Montserrat Capelán (USC), Oliveira pretende dar a conocer a un “compositor olvidado y muy poco conocido”. “Mi trabajo ayudará a difundir su figura y recuperar los materiales de Enrique Macías. Esto tiene un enorme valor patrimonial cultural”, indica antes de destacar que “sería interesante” comunicar lo que ha logrado tras la investigación, algo que pretender hacer al finalizar el doctorado: hasta agosto de 2023, pero “puede haber ampliaciones, ya que el volumen de materiales es enorme”. “Me gustaría exponer algo y publicar su catálogo de obras, me encantaría presentar todo en Vigo”, avanza.

Enrique Xerardo Macías Alonso, de estética postserialista, fue el primero en realizar manipulaciones electroacústicas en nuestra comunidad y pionero en ampliar nuevos parámetros a su lenguaje compositivo, convirtiéndose en un investigador sonoro sin precedentes. “De formación autodidacta, consiguió que sus obras fueran grabadas para las radios europeas más importantes, como RNE, RAI o Radio France, e interpretadas por formaciones de alto status internacional: London Sinfonietta, Ensemble TM+ de París, Ensemble Antidogma Música de Turín, Grupo de Música Contemporânea de Lisboa… Entre tantos de sus muchos logros, el de mayor relevancia para las nuevas generaciones de compositores e intérpretes de nuevas músicas, quizás, haya sido la no coetánea afinidad estética, esa apetencia de llevar en tiempo real su experimentación sonora con las corrientes musicales europeas de vanguardia, que le ha reportado su lenguaje centroeuropeo característico”, resume Oliveira.

Compartir el artículo

stats