Pocos flecos quedan, a nivel policial, para dar por cerrada la investigación del fallecimiento de un matrimonio de sexagenarios en su piso de la calle Álvaro Cunqueiro. La hipótesis de los agentes apunta a la mujer, María Teresa Tizón, como la supuesta autora de las puñaladas por la espalda que acabaron con la vida de su marido, Fernando Rodríguez. La puerta estaba cerrada por dentro, incluso con pasador y al lado del cuerpo de la esposa se encontró un bote de pastillas, lo que indicaría un posible suicidio.

Todas estas conclusiones y apuntes fueron entregados ya por parte de la Policía Nacional al Juzgado de Instrucción 6 de Vigo al frente del caso. El atestado ya se da por concluido. Restan las pruebas forenses tras la realización de las autopsias. Si bien la de ella se realizó este pasado sábado, la del varón tuvo lugar ayer en el Nicolás Peña.

Hijos y familiares de los fallecidos se encontraban ayer en los juzgados de Vigo para el traslado de los cuerpos al tanatorio para su velatorio y entierro. Fue precisamente la hija del matrimonio la que descubrió los cuerpos sin vida tras varios días sin saber de ellos. En un primer momento aseguró que llevaba una semana. Los propios vecinos reconocieron que habían dejado de escuchar al perro de los fallecidos desde hacía días.